Marchas en todo el país para repudiar la violencia de género: réplica en Marcos Paz

Asociación Civil “HACIENDO HUELLAS EN MARCOS PAZ”
Mat. 42904 • Comunicado de Prensa

El 3 de junio de 2015, miles de mujeres salimos a las calles a decir basta contra la violencia machista que tiene su punto más cruel en el femicidio.
Desde el 1 de Enero hasta el 30 de mayo de este año, se produjeron 145 muertes violentas:
105 femicidios, (vinculados y travesticidios),
140 intentos de femicidios,
22 muertes violentas asociadas al género, y
21 muertes violentas de mujeres en investigación.

Otra vez, la violencia machista se llevo una vecina de nuestra ciudad.
Vanesa Carreño nos falta pero también nos pregunta por qué nadie pudo protegerla. Nosotrxs nos preguntamos lo mismo.

Femicidio es una palabra que denuncia el modo en que la sociedad vuelve natural algo que no lo es: la violencia machista. El femicidio marca los cuerpos violentamente como amenaza para otras, para que no puedan decir que no, para que renuncien a su independencia, para reducirla al lugar que “le corresponde”.
Aunque lo parezca, no es un tema íntimo o domestico solo de las mujeres. Los femcidios vinculados sobre los hijos son crímenes como parte del castigo proyectado sobre ellas y su propia capacidad de dar vida.
Lo privado es político, cada mujer que dice basta, desafía la estructura patriarcal pero se vuelve vulnerable y necesita de otrxs para sostener su decisión

El Poder judicial desempeña un papel en general ineficiente a la hora de dar respuesta a las víctimas, continua inactivo ante la violencia contra las mujeres porque todavía opera muy fuerte el descreimiento frente a sus testimonios.
La palabra y la vida de las mujeres, para el sistema judicial no valen y su inercia solo da impunidad al denunciado y muchas veces le permite convertirse en asesino.
La policía se referencia con el sistema judicial en un ida y vuelta ineficaz que desprotege a las víctimas.
Pero hay algo más peligroso en el contexto de las fuerzas de seguridad y es cuando la violencia machista se enlaza con la violencia estatal porque se potencian.
Uno de cada cinco femicidios en nuestro país es cometido por miembros de las fuerzas de seguridad a quienes ni aun con antecedentes de violencia, excesos en el trabajo o problemas de salud mental, se les retira el arma reglamentaria.
Entonces se genera un contexto de impunidad, connivencia y silenciamiento.
Los femicidios de uniforme son la primera causa de muerte de mujeres a manos del aparato represivo estatal.

También el tratamiento noticioso de los casos de niñas y mujeres asesinadas o desaparecidas, con la invasión de la intimidad de las víctimas y la insistencia en revelar el modus operandi del asesino, contribuyen a que el femicidio se naturalice o se lo convierta en insumo para que el show continúe.

Este 3 de junio pedimos:

  • Declarar la Emergencia nacional por Violencia de Género.
  • Monitoreo electrónico para victimarios para asegurar que no violen las medidas cautelares de protección.
  • Garantías para el acceso irrestricto de las victimas a la justicia.
  • Atención de personal capacitado para recibir las denuncias en comisarías y fiscalías.
  • Reforma Judicial Feminista
  • Capacitación obligatoria (Ley Micaela) para agentes de seguridad, operadores judiciales, efectores de salud y operadores y profesionales gubernamentales a fin desnaturalizar las asimetrías y las relaciones jerárquicas.

  • Aparición con vida de Tehuel de la Torre.

Con la voz de 1720 mujeres asesinadas entre 2015 y 2021, exigimos:

  • Justicia para Cristina “Beba” Rodríguez
  • Prisión perpetua para Hugo Ibarra, sin derecho a libertad condicional ni goce de beneficios.

NI UNA MENOS

VIVAS Y LIBRES NOS QUEREMOS!!!!

Marcos Paz, 3 de Junio de 2021.-

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.