Comisario Orozco: «No creemos que el asesino de Berardi esté en Marcos Paz, aunque no hay que descartar nada»

En una entrevista exclusiva, el comisario Ariel Orozco, al referirse aspf spf2 los prófugos de la cárcel de Marcos Paz, comentó que es muy “difícil que se escondan en Marcos Paz. Ya que generalmente lo que se investiga son los círculos íntimos de los detenidos, y dónde podrían, eventualmente, buscar resguardo”.
-¿Cómo procedieron en las tareas de la búsqueda?
– Ni bien se escapan estos sujetos, la guardia del SPF (Servicio Penitenciario Federal) nos avisa a la Patrulla Rural. En ese momento, se disputaba el partido de Boca-River. De ahí que nuestros hombres empezaron a hacer un rastrillaje sobre la zona, se hicieron operativos sobre la ruta, y literalmente, con el apoyo de la Gendarmería, saturamos todos los puntos que pudimos en Marcos Paz. Pero lamentablemente los resultados fueron negativos.
Ellos nos brindaron las características físicas de los delincuentes y las fotografías, pero reitero que debemos abocarnos a resguardar la seguridad de la localidad. Dudo que estén en Marcos Paz, pero no lo vamos a descartar y vamos a tomar las medidas necesarias para que nada ocurra.
-Se escaparon de una jurisdicción federal, que es la cárcel, ¿De todos modos colaboran todas las fuerzas provinciales en la búsqueda?
-En esta particularidad debe intervenir la Policía Federal, se inserta un pedido de captura y toda la Policía de la Provincia de Buenos Aires está alerta.
Nuestro trabajo principal es brindarle tranquilidad a la ciudadanía local.
Acerca de otros delitos
Cuando se refirió a la “banda de los encapuchados”, Orozco señaló de que la investigación del paradero prófugo de esa banda de 7 personas (6 detenidos), está muy avanzada.
“Dos ladrones robaron una moto en Mariano Acosta, ingresan a Marcos Paz por la ruta 40, y le dimos alerta al personal de la garita del límite con Mariano Acosta, se inició una persecusión hasta detenerlos en la casa donde se alojaban, en el barrio Sargento Cabral. Y nos encontramos que habían sido los autores de los robos de otras motos, de objetos que habían sido denunciados como robados por una señora, quien sufrió un arrebato a mano armada y un poco violento, o sea que esclarecimos más de un delito con el accionar de nuestros efectivos. Roban acá, allá, no les importa nada. Lo importante es que queden presos, ya que reinciden en los delitos”.
Entradera: Un vecino estaba por entrar a su domicilio, y lo abordaron para robarle el rodado Quantum de VW, “por suerte no lo llevaron a recorrer cajeros, ni ingresaron a su domicilio. Sólo se robaron el vehículo, pertenencias del denunciante, y escaparon”, concluyó Orozco.

COMO FUE LA FUGA DE LA CARCEL DE MARCOS PAZ

Dos presos considerados de máxima peligrosidad se fugaron en la madrugada del domingo pasado de la cárcel federal de Marcos Paz. Uno de ellos es Gabriel Raúl Figueroa, un joven condenado por tres asesinatos de alto impacto entre los que figura el de Matías Berardi, el estudiante secundario secuestrado en 2010 en Ingeniero Maschwitz. El otro prófugo fue identificado como Luciano Javier Campos, un recluso que tiempo atrás había protagonizado un escape del penal de Ezeiza.

Figueroa y Campos aprovecharon la distracción que generó la transmisión del partido que Boca le ganó a River en Mar del Plata. Según confirmó una fuente relacionada con el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz, los agentes del Servicio Penitenciario Federal (SPF) descubrieron la fuga cerca de las 0.30 del domingo, cuando se disponían a hacer el recuento de presos.
Los evadidos habrían cortado un alambrado para salir del perímetro de la cárcel. “Los agentes se dieron cuenta a la hora del recuento que faltaban dos internos del Módulo 2, pabellón 2. Comenzaron a realizar la inspección del lugar y encontraron cortado el tejido entre el puesto 13 y 14”, contó una fuente que conoce al detalle los movimientos de Marcos Paz.
Lo que por ahora no saben los investigadores es si la fuga había sido planeada o fue producto de la improvisación y la oportunidad que les dio a los reclusos poder ver el superclásico en el Salón de Usos Múltiples de la unidad. “Al momento de conducirlos de regreso a sus celdas y realizar el correspondiente recuento se detectó la ausencia de los detenidos Luciano Javier Campos y Gabriel Raúl Figueroa”, detalló un escueto informe difundido ayer por el SPF, dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación.
Figueroa, de 28 años, es un asesino con un prontuario denso. Apodado “Larry”, nació en el barrio San Pablo (de El Talar, en el Conurbano) y tiene 10 hermanos: cuatro de ellos están muertos y otros dos, detenidos.
La pequeña estatura de “Larry” (mide 1,60 metro) contrasta con los crímenes que protagonizó en los últimos años. En mayo de 2013 un tribunal de San Isidro le impuso 18 años de prisión por haber actuado como sicario para matar a Germán “Pichi” Bustamante (uno de los integrantes más pesados de la banda narco “Los Gardelitos”), un crimen ocurrido en 2009.
Ese mismo año, apenas un mes antes de esa condena, el Tribunal Oral Federal N° 3 de San Martín lo sentenció a prisión perpetua por el secuestro y asesinato de Matías Berardi (16), fusilado en 2010 tras intentar escapar de sus secuestradores.
Berardi había sido secuestrado cuando descendió de una combi en el cruce del ramal Pilar de la Panamericana y la ruta 25. Camino a su casa, fue sorprendido por tres personas que lo obligaron a llamar por teléfono a sus padres, a quienes les pidieron $30 mil. Lo encerraron en una herrería pero, en un descuido de sus captores, el chico logró escapar y llegó a la calle. Corrió una cuadra y media por Benavídez y pidió ayuda sin éxito, hasta que tres de los integrantes de la banda lo recapturaron. De ahí mismo lo llevaron hasta un basural en Campana y lo mataron.
Para la Justicia, “Larry” Figueroa fue un partícipe clave del secuestro del crimen. Lo detuvieron por este caso el 7 de mayo de 2011 y en octubre de ese mismo año lo condenaron a 18 años de cárcel por otro asesinato: el de Maximiliano Leguizamón, un nene de 9 años.
El chico era hijo de un policía al que Figueroa y su banda intentaron robarle el auto en Los Polvorines, en 2002. Al momento de cometer ese crimen, “Larry” tenía 16 años y ya había pasado por varios institutos de menores y distintos juzgados. También había presenciado muertes violentas: cuando tenía 8 años, la Policía entró a su casa y mató a uno de sus 10 hermanos.
Quienes conocen a “Larry” Figueroa sabían que en los últimos tiempos estaba desesperado por huir de la cárcel, entre otras cosas porque temía una venganza. En una nota publicada en Clarín en mayo de 2013, una fuente comentó: “Sólo tiene en mente una cosa: escaparse de Marcos Paz”.
Sobre el otro preso que escapó, Luciano Javier Campos, una fuente del SPF detalló que ya había protagonizado una fuga en la cárcel de Ezeiza. Una fuerte versión indicaba anoche que fue uno de los 13 reclusos que, el 20 de agosto de 2013, huyeron de esa unidad penitenciaria a través de un túnel en una evasión escandalosa que le costó el cargo al entonces director del Servicio Penitenciario Federal.
Anoche la Justicia Federal de Morón investigaba si en esta nueva fuga hubo complicidad de los guardias. “Es muy raro todo”, señalaron voceros del caso.

Un comentario sobre “Comisario Orozco: «No creemos que el asesino de Berardi esté en Marcos Paz, aunque no hay que descartar nada»”

  1. Hola ! Este blog podría no podría escribirse mucho mejor
    ! Mirando post me recuerda a mi compañero de cuarto anterior !
    Él siempre predicación sobre esto.
    Yo adelante este artículo para él. Bastante cierto que va a tener un buen tiene una
    gran lectura . Gracias por !
    \

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.