“Vino va” se presentó en Telmo Bar, con la jerarquía de músicos de trayectoria

Ya se habían consumido unos cuantos tostados, picadas, cervezas y cafés. Las mesas, repletas devinova vinova00 vinova2 vinova3 gente afuera y adentro, con casi 5 grados de frío, parecían juntarse solas. Todos congregados y atentos a la presentación de Vino Va, una denominación que el cantante Miguel Busetta se encargó de explicar en el escenario, apenas arrancó el show: “En la vida, todo lo que viene va”. Pero ya en nota exclusiva con este medio, el vocalista de la banda, y profesor del nivel medio, añadió que “cada vez que nos juntamos, le cortamos la cabeza a algún Chateau Vieux, o un Rutini, y así el vino va acompañándonos”.

Buena acústica, luces de colores, escenario íntimo, los músicos interactuando con la gente y disfrutando del show. Allí estaban sus componentes: “Hace como dos años éramos cuatro, ahora somos ocho”, señaló Busetta, al presentarlos uno por uno muy satisfecho: “Ariel Mejía en guitarra. Pablo Ares en bajo. Germán Martínez en batería, Jorge Martín en saxo, Hernán González en guitarra, Julián Bastarrica en  ukelele, Sergio Goyanes en guitarra y yo en también en guitarra y voz”.

“No hay músicos invitados. Son músicos incorporados. La idea es que toquemos entre amigos y eso nos brinda una enorme satisfacción”, dijo Busetta, refiriéndose a la composición del grupo, que ofrece un repertorio variado de un rock and roll cuasi alternativo, distinto. Por momentos, hay predominancia de viola; por otros, el saxo aparece como ese instrumento de viento que decora el excelente sonido que le imprimen los muchachos en escena. “La idea es perder toda semejanza con alguna banda conocida, tal vez podamos sentirnos alternativos. Puede también haber una influencia Beathle. Pero lo cierto es que hacemos  simples canciones, según nos parece, nos vienen las cosas”, señala Miguel.

Comunicativo y dialogando con el público, el cantante de la banda también comentó que uno de los temas refiere al trajinar de ese ida y vuelta que hace el ciudadano de Marcos Paz cuando va a laburar afuera, caracterizando a nuestra localidad como una “ciudad dormitorio”, eso es lo que intenta comunicar “Velocidad robot”, uno de los temas que ofrecieron en Telmo. Después se compartieron trabajos llamados “Noche de sapos”, “Alto mar”, “Hienas”,  “Tren de regreso al olvido”, “Linterna mágica”,  “Fumo”, “Alma ciudadana”y “Como un alma entre dos mundos”.

Sobre el final, Miguel concluyó satisfecho: “Agradecemos a todos los que nos prestaron presencia y oídos. Agradecemos a Telmo,  Juan Peralta en sonido, a la invaluable colaboración de José “PATO” Izaguirre en la escucha y aportes al sonido y su buena onda.  Agradecemos también todas las devoluciones del público espectador que genero un clima cálido, respetuoso y motivante. Gracias también a los bien sorprendidos. Gracias a Mariano Plaza por la nota. Gracias a todos nuestros seres queridos por estar con Nos.  Gracias también a los ausentes que supieron estar presentes con su apoyo y por sobre todo, gracias a Dios por poder estar”.

 

Mariano Plaza

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *