Robo a mano armada: un delincuente ató a tres mujeres y se fue en el auto

El sábado 21 de marzo por la noche un delincuente  a mano armada ingresó… al domicilio de la docente Carolina Marco, ubicada en Libertad al 1700. Eran cerca de las 23:30 y en su casa se encontraban su hija Johanna con una amiga (Antonella) y un amigo, Carolina no estaba: «Mi hija discute con su amigo y entonces el chico se va, luego, a los 15 minutos golpean la puerta y ellas pensaron que era Gerardo su amigo, parecía ser la voz de él. Abre la puerta, y era un joven armado y encapuchado, la apuntó y se metió para adentro con ella. Luego ató a Johanna y lo primero que quiso es saber era donde estaba yo», relató Marco, asombrada.
El joven delincuente fue en busca de dinero, pero al ver llegar el auto de Carolina (Fiat Vivace) le ordenó a Antonella que cargara el auto, para llevarse una computadora, dos televisores, un dvd, cuatro celulares y $700 que Carolina tenía encima en ese momento, ya que venía de extraer plata del cajero automático (aunque el ladrón quería ir con ella para sacar más dinero).
Ató a las tres mujeres usando elementos que se encontraban en la propia casa: correa del perro, cable de la plancha, alargues. «Él no dejó huellas porque no tocó nada, dirigía a mi hija para que haga todo, hasta el vaso de agua que tuvo que alcanzarme por el susto que yo tenía. Sabía bien lo que estaba haciendo, tenía cultura delictiva. No fue agresivo con nosotras, pero sí insultó a Gerardo (quien había vuelto a su casa para pedir perdón a Johanna), estuvo dos horas en mi casa».
Antes de irse, el ladrón le dio «dos consejos» a Carolina y a su hija: «Vos, ojo a quién le abrís, y usted cambie las cortinas blancas porque se ve todo de afuera». Las víctimas no pudieron ver la cara del ladrón. El arma que portaba parecía ser vieja, era larga y oxidada con tambor y en el mango tenía un trapo (según descripciones de Carolina).
El domingo 22 a las 14 se halló el auto con la llave puesta en ruta 40, a la altura del Seoca; y se comprobó que no lo había andado casi nada: «Yo le dije el auto no, y me dijo que me quede tranquila que va a aparecer en Merlo», contó la mujer. Sus vecinos le informaron que el auto había aparecido, entonces llama a la policía para avisar, y le dijeron que no le habían informado de esto porque debían esperar a que los peritos hagan su trabajo, para luego entregarlo a la propietaria. «A las 21 me hacen entrega del auto en la comisaría, estuve vigilándolo toda la tarde para que no me robaran lo que tenía adentro. Los peritos vinieron de Mercedes y se habían demorado por otro caso. Se había llenado de tierra, pero no anduvo mucho. Eso me da señales de que no era muy difícil encontrarlo esa misma noche», dijo la mujer damnificada.
Carolina mencionó que el barrio no es inseguro, pero que últimamente ha habido muchos robos a mano armada. No hubo testigos del robo. Apenas la damnificada se repuso, quiso llamar a la comisaría y un joven que pasaba en ese momento le prestó su teléfono celular para realizar la llamada. «Tenemos que cambiar los hábitos como prevención, voy a poner un paredón, y cambié cerraduras porque se llevó todo mi manojo de llaves. Mi hija tuvo que comenzar el psicólogo, tiene pánico. No quiere dormir acá, duerme en lo de mi mamá o en lo de mi hermana. Quedó traumada con que va a volver», declaró Carolina Marco.
El joven que cometió el delito parecía conocer a las damnificadas, pero Carolina explicó que ella es muy conocida en Marcos Paz, porque vive y trabaja como docente hace muchos años. El sujeto tenía aproximadamente 17 o 18 años, no estaba drogado ni alcoholizado, y pidió a la docente que se tranquilice porque no les haría daño ni a ella ni a su hija. La amiga de su hija pensó en tomar el arma cuando él la dejaba apoyada en ciertos lugares de la casa, pero decidió no hacerlo porque «sería agravar más la situación», dijo Antonella.


Mariano Plaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.