Roban tiendas mientras asumía el nuevo comisario

En el preciso momento que se realizaba el cambio de comisario, el viernes 6 de agosto, ya sobre las 20 horas, a la comisaría llegaban denuncias de dos trabajadoras de dos locales céntricos de venta de ropa. Con el modus operandi casi calcado, han arrasado con muchas tiendas locales: entran dos mujeres, bien vestidas ellas, preguntando por todo lo que se les ocurra. Cada cual parece no conocerse, e ingresan a locales comerciales de Marcos Paz donde trabaja una sola empleada. Una vez que la empleada ingresa al depósito para ir a buscar lo solicitado por la supuesta clienta, aprovechan el momento y dan el golpe. Sin mostrar armas, sin disparar un sólo tiro, sin amedrentar a la víctima, se aprestan para llevarse pilas de jeans y toda la mercadería que puedan en cuestión de segundos.
Afuera, las está esperando un vehículo en el que se carga la mercadería. Así es como lo sufrieron muchos locales céntricos de Marcos Paz. A estas dos mujeres lograron detenerlas, despegándose por completo de los hechos delictivos, y no portando documentación alguna en aquella tarde.
La información proviene directamente de las denunciantes, en el preciso momento que concluía la conferencia de prensa anunciando la llegada de un nuevo comisario. Previamente, el capitán Marcelo Rey había asegurado a este medio que “está todo tranquilo, que no hubo hechos policiales de significancia”.
Sin embargo, un día antes, el comerciante Gaeta, quien es propietario de una casa de pastas frescas, con local lindante a la Escuela Media Nº 2, le manifestaba a este medio que había sido sorprendido por un ladrón a las 8.30, apenas abría su negocio. Quien le mostró un arma de fuego para sustraerle los 1500 pesos que tenía en la caja para abonar a proovedores. Como si el delincuente supiera todos  los movimientos del comerciante. “Lo peor fue que me tuvieron como dos horas para realizar una denuncia y me volví muy enojado”, dijo el vecino.
El miércoles 4 también volvieron a robar en la escuela Nº 702 de adultos, al forzar las rejas se llevaron una computadora, un reloj de pared, un estabilizador de tensión, un caloventor grande, y hasta herramientas de los albañiles. Y pudo recuperarse una estufa que quedó perdida en el camino, junto a un manojo de llaves, ya que un vecino pudo llamar al 911.
Carlos Leiva, el director de la institución educativa, informó que hacía dos años y medio que la escuela no sufría robos, pero  que no puede comprender la impotencia que tienen al saber quiénes son los que roban, y como son menores, la policía los detiene y al otro día salen en libertad.
Días complicados se viven en Marcos Paz, la inseguridad azota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *