¿Qué le dijo Braian Toledo a Agustín Osorio antes de ser medallista?

Agustín lo soñaba y se le dio. Gustavo, su padre, ese generador de talentos en el atletismo de Marcos Paz y del país, siempre indica que su hijo está en constante evolución, utiliza la palabra “proyección” en casi todos sus discursos. Y hasta toma distancia de Agustín, cuando se refiere a él como el “atleta Osorio Agustín”, ambos siendo conscientes que más allá de que la relación padre e hijo son sustanciales, la relación entrenador y deportista debe ser exigente y comprometida de ambas partes, para lograr los resultados deseados.
Y los Juegos Olímpicos para un joven de 17 años como Agustín se transforman en épicos cuando a esa temprana edad, el chico que entrena en la pista de atletismo municipal del barrio de La Trocha de Marcos Paz, se sube al segundo lugar del podio, obteniendo una medalla plateada y asciende al segundo lugar en el mundo en su especialidad, lanzar el complemento de 700 gramos lo más lejos posible.
Llegó como el mejor de Sudamérica y hasta estuvo posicionado quinto en el mundo. Su título más resonante había sido ser campeón en los Odesur de Chile, algo así como los Juegos pero en el continente americano. Apenas llegó su turno en Buenos Aires, en los Juegos Olímpicos para la Juventud, sorprendió a todos en la primera tanda de tiros y había quedado segundo, consiguiendo la distancia más larga de su vida: 76.03 metros y luego, en la segunda tanda, completó en su segundo lanzamiento los 74,25 metros, lo que le aseguró la medalla plateada para el pibe de Marcos Paz, lugar donde se ha tildado como una fábrica de lanzadores, luego de los éxitos conseguidos por el ex pupilo de Gustavo Osorio, Braian Toledo, quien en los Juegos Olímpicos para la Juventud de Singapur 2010 se había colgado la dorada, en la misma especialidad, y con tan sólo 15 años de edad.
A las 17.45 del último martes de competencia, Gustavo Agustín Osorio hizo su cuarto y último intento en jabalina. Estaba peleando en la zona de medallas y, aunque el finés Topias Laine ya había establecido claras diferencias, Osorio conservó una mínima ventaja sobre el checo Martin Florian para llevarse la medalla de plata. Momentos después, Osorio y Laine se estrecharon en un abrazo y todos marcharon a la zona de premiación, para disfrutar de sus momentos inolvidables.
En esta temporada, Gustavo Agustín cumplió paulatinos progresos hasta obtener la corona sudamericana u18 en Cuenca con un registro personal de 74.47 metros. Y así llegaba con ciertas ambiciones a los Juegos.
El sábado, durante la primera ronda de jabalina, Osorio siguió progresando con sus 76.03m, marca sólo superada por el sudafricano Jano Esterhuizen (77.69). Topias Laine, procedente de Finlandia, la “patria” de los lanzadores de jabalina, se ubicaba en un expectante tercer lugar con 74.57.
En esta segunda y definitoria ronda del martes 16, Laine arrancó con todo (76.36), mientras Osorio cometía nulo en su primer intento. El segundo para el finés fue de 71.11 y Osorio se adelantaba con sus 74.25. Pero el tercero de Laine fue el que -finalmente- marcaría el rumbo de la prueba: 78.85. Osorio intentó equilibrarlo (72.44, 71.32), pero ya no estaba a su alcance, en tanto Florian se había acercado con sus 76.24.
Esta segunda ronda concluyó entonces con el finés al frente (78.85), Florian segundo (76.24) y otros dos hombres delante de Osorio: el indio Kunwer Aiai Rai Singh (75.06) y e lkeniata Ita Leshan (74.52). Osorio fue quinto con 74.25.
Y en la clasificación general, fue oro para Topias Laine, seguido por Osorio y Florian, con el keniata en cuarto puesto y quinto, el ecuatoriano Jean Mairongo.
-¿Qué significa para vos haber sido medallista olímpico y tener a tu padre de entrenador?
-Ser medallista olímpico es una sensación tan linda y hermosa al mismo tiempo poder saber que le doy una medalla más a mi país y dejar bien alto es algo que cualquier atleta o deportista quisiera. Tener a mi papá de entrenador es muy bueno, saber que tengo a un gran profesional que me enseña , acompaña en todo me da mucha tranquilidad y confianza.
-¿Ser local en Buenos Aires, te agregó presión? Sentiste que era tu obligación ser medalla de oro? O el podio, para vos, ya es premio gratificante?
-Yo creo que la presión local depende del atleta pero en mi caso no me sucedió, me dio más energía de la que tenía con toda mi familia amigos y gente que me acompaña me da una adrenalina que me sirvió para competir.
-Cuando terminaste de lanzar y conociste tu puntuación te diste un abrazo emocionado con tu viejo. Contanos qué sentiste, si estabas triste por no llegar a la dorada o si realmente fue la emoción de haber llegado al segundo lugar…
-Tenía una mezcla de sensaciones, tanto de enojo como de sastisfacción. Sabía que la medalla plateada era un gran logro, pero me hubiese gustado llevarme la de oro; aún así el segundo puesto en el mundo no es poca cosa y estoy muy feliz por el resultado.
-Tanto en la primera serie como en la final mantuviste el segundo lugar, con rivales que fueron cambiando de posición. Sentiste que en la técnica, clima, concentración o en la fuerza faltó algo más para llegar al primer lugar?
-Siempre hay errores en las competencias que no te permiten tirar tu mejor tiro o por lo menos dar todo lo que venís entrenando. Yo creo que a mi me influyó la técnica en la parte final, no me podía acomodar, pero son cosas que pasás y el que mejor sabe resolver esas situaciones es el que gana.
-¿A quién o quienes le agradecés haber llegado hasta acá, quiénes estuvieron siempre apoyando?
-Primero quiero agradecer a mi entrenador y papá que es el faro que me guía y acompaña, a mi mamá que sin ella, su amor y su apoyo no estaría haciendo todo esto. A toda mi familia, en especial a mis abuelos; y al Municipio de Marcos Paz y a toda la gente que me acompaña.
-¿Tuviste contacto con Braian Toledo? ¿Te aconsejó algo por haber sido él quien se colgó la dorada en la misma prueba que vos hace 8 años?
-Sí, estuve con Braian antes y después de la competencia quisiera mandarle un saludo y también un agradecimiento por su acompañamiento. Lo que me dijo antes de competir fue que demuestre de lo que estamos hecho los argentinos!
Por último, Agustín señaló que en la Villa “dormía, entrenaba en el parque olímpico y ahí me reunía con mi entrenador para hacer lanzamientos o preparaciones antes de la competencia. Como en toda competencia, conocés gente nueva, nuevos amigos y por suerte de varios países. Yo creo que esta competencia es una de las más importantes, ya que a partir de los juegos empieza mi carrera profesional compitiendo ya en alto nivel”. Bienvenido Agustín Osorio, salud! Mariano Plaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *