Promete, promete que algo nos dejarás

Esta sería la consigna política del gobierno Kirchnerista en los últimos tiempos. Promete, promete que algo seguro harás. Los vecinos de Marcos Paz lo tomamos como una cuestión cuasi costumbrista la de tolerar toda clase de promesas que luego no se cumplen, tanto en campaña como cuando gobiernan dependiendo de los giros de Nación.
Promete y promete que el acceso Zabala llegará. Debe ser cuestión de que todos juntos hagamos fuerzas para inaugurar, re inaugurar y recontra inaugurar las obras de este acceso, y que las tantas visitas de nuestros gobernantes provinciales y nacionales sirvan para que se empiece hacer algo.
Quizás las 54 cuadras de asfaltos se terminen, especialmente aquellas que se dejaron por la mitad trayendo más problemas a los vecinos de los que antes tenían. Que las cloacas prometidas en aquella visita del Ministro de Planificación que abarcaban desde el barrio Los Aromos hasta el barrio Santa Catalina se terminen. Que las 274 viviendas del plan federal puedan correr mejor suerte que las anteriores, donde no se terminaron las obras y sus ocupantes no logran  ser los propietarios.
Ojala que la consigna “Marcos Paz Limpia” no quede en el recuerdo de la camioneta municipal que recorre nuestra ciudad o sobre los tachos de basura y se pueda implementar la consigna de punta a punta.
Promete, promete que Marcos Martini se relocalizará, después de tanta lucha y de tantas ventajas electorales logradas, se consiguió que nuestro gobernador en una visita con sabor a campaña electoral 2011, pueda llegar a decirlo aunque sin mucha convicción. Atrás quedó el prometido plebiscito acerca de si el Municipio estaba o no en condiciones de pagar un costo tan grande. Todos sabemos que esa opción era imposible debido al ínfimo índice de recaudación con el que hoy cuenta el Municipio.
Promete, promete que el basurero a cielo abierto no estará más, por las dudas formulemos un pedido para que no nos convirtamos en una sucursal del CEAMSE y pasemos a ser “el patio de atrás” del conurbano.
El problema de las últimas promesas y supuestos logros provinciales, es que muchos de ellos son realizados por Nación. Y atrás de esto siempre hay algo escondido, que no es más ni menos que volver a avalar por 4 años más a aquellos que en 7 años no supieron gobernar. Pero visto desde otro punto sí hicieron algo; prometer, prometer y prometer. Tal vez tendremos que aguantar 4 años más los ciudadanos de Marcos Paz, y en una de esas podremos entender de que se trata Marcos Paz digital y podremos disfrutar la casa del Bicentenario que seguramente se inaugurará para el Tricentenario….
Esto nos sucede frecuentemente cuando vemos un poder absoluto que corrompe y su permanencia en el poder absoluto corrompe permanentemente. Por eso es tan necesaria la renovación en la política. Renovación que no debe entenderse como simple cambio de nombres y figuras, sino de prácticas y metodologías.

Pablo Huel – Dirigente Cobista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *