Presión de Seoca: conflicto sindical en Hendel Hogar

El gerente general de la empresa Hendel Hogar, Oscar Dameli, resaltó en primer lugar que el conflicto que tuvo lugar días atrás en la puerta de la casa de artículos del hogar ubicada en la calle Sarmiento frente a la plaza, es un problema ajeno a la empresa: “el cambio de sindicato de una nómina de personal fue exclusivamente solicitado por los empleados”.
El conflicto surge por una puja de poder gremial, y los protagonistas son el SEOCA (Sindicato de empleado y obreros de comercio) y el Sindicato de Camioneros liderado por el Secretario General de la CGT Hugo Moyano.
Dameli cuenta que hasta hace dos años atrás todos los empleados de la empresa estaban afiliados al Sindicato de Comercio, “pero ahora hay una disposición por parte de los empleados que son los que solicitan el cambio de sindicato, y antes de tomar la decisión se le comunicó al Sindicato de Comercio que nos asesore y no hubo respuesta, salvo una carta documento ese mismo día en la cual se notificaba que no teníamos que hacer el cambio”.
Son 42 (sobre 390 trabajadores que tiene la empresa en total) los trabajadores que se pasaron del Sindicato de Comercio al de Camioneros, y el reclamo puntual del SEOCA (que se manifestaron en la entrada de Hendel), es recuperar como afiliados a estas personas.
Es un asunto que debe resolverse en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, y los representantes de la empresa ya dejaron asentado el conflicto en este Ministerio, ya que es una decisión propia de los empleados.
“Queremos dejar en claro que es un tema que no nos compete, y que no es un problema ni de sueldos ni disconformidad de empleados hacia la empresa, los empleados quieren seguir trabajando”, declaró el gerente de Hendel Hogar.
Según dijo el abogado de la empresa, Gustavo Sánchez, como medida diplomática, Hendel cerró sus puertas el día viernes 18 de Junio por la tarde hasta el sábado 19 al mediodía. Si bien los directivos reconocen que fue una medida en contra de los principios de la empresa y los empleados (ya que muchos trabajan a comisión, y se vieron perjudicados porque no pudieron vender lo suficiente justo en una fecha clave como el Día del Padre), no les quedó otra opción.
Sánchez también explicó que los empleados que se cambiaron de gremio son los del depósito, y por la misma razón argumentó que no tenía lugar la protesta del SEOCA en las puertas del local. “La empresa trabaja presionada por los gremios, nos presionaron y nos amenazaron los camioneros el pasado 20 de abril, nos cerraron todos los depósitos de las sucursales de Marcos Paz y San Vicente, nos cerraron los accesos a las sucursales y a fin de liberar esa situación llegamos a un acuerdo con los camioneros, y ahora nos vuelven a hacer lo mismo los del SEOCA, es una pelea entre sindicatos, nosotros no tenemos nada que ver, lo que queremos es trabajar y los empleados lo demuestran”.
El tema principal excede lo económico, ya que más bien está en juego el poder de afiliación y hasta manipulación con los que se manejan muchos de los sindicatos argentinos.
“Yo acepto y reconozco que los gremios son necesarios y tienen que existir porque sino los trabajadores se ven avasallados en sus derechos, pero que tomen dimensión de las acciones que toman. Es verdad que fuimos presionados por el gremio de camioneros, de la misma manera que ahora nos presionan ellos. Hay que preguntarles a los 42 empleados por qué se pasaron”, dijo Sánchez, además de aclarar que no hubo amenazas en la manifestación de los sindicalistas y que tampoco es cierto el subsidio al gas oil que los de comercio dicen que ofreció el gremio de camioneros. Los representantes del SEOCA en Marcos Paz especificaron que si no se llega a un acuerdo “la presión va a ser otra”.
Queda esperar los resultados del encuentro entre las autoridades de la empresa con las del Sindicato de Comercio, si surge o no el acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *