Martínez y Rossi, ganadores en Marcos Paz

La gente de la bicicletería Nitrobikes auspició una prueba de rural bike, cuya organización corrió por cuenta de Scorpions Producciones de Marcelo… Sánchez. La concentración fue en las instalaciones del Ocaragua Golf Club, ubicado en el partido de Marcos Paz.
No faltó a la cita el biker local con mayores logros en la especialidad, Ariel ‘Locomotora’ Martínez. En los caminos que cotidianamente le sirven de entrenamiento, el representante del Team Vairo se adueñó de la competencia de principio a fin, dejando en claro que él sí es profeta en su tierra. El poderío de ‘La Locomotora’ se vio reflejado en los más de siete minutos con los que aventajó al segundo clasificado, Rafael Hostein.
También, en esta oportunidad, se presentaron varios bikers de la localidad de Marcos Paz, que quizá habitualmente no corren en certámenes anuales, pero sí lo hicieron a modo de distracción y práctica de este deporte tan apasionante, que se vincula directamente con la naturaleza y la habilidad del ciclista en conseguir los mejores resultados.
La carrera comprendió dos vueltas de 22,5 km para todas las categorías. En una fecha postergada por la lluvia y difícil para congregar una numerosa participación, la cantidad de corredores apenas alcanzó el medio centenar. Los ciclistas enfrentaron el desafío de los caminos polvorientos como una manera de cerrar el primer fin de semana del año tras los excesos alimentarios propios de las fiestas.
Alejandra Prezioso se quedó con la victoria en la carrera de Damas hasta 29, Dora García en Damas hasta 49, Walter Cabrera (Miguelito) en Elite, Jorge Rossi (Vishuka) en Master B1, Raúl Berdún (Vishuka) en B2, Gustavo Lezeyzcky en C1, Agustín Luna (Nitrobikes) en C2, Eduardo Laber en D y Raúl Savoia en Sub-23.

¿Jugando al huevo podrido?
Lo mató la curiosidad. La curiosidad le jugó una mala pasada al inquieto Claudio Decuzzi. Buscando alguna toma con la cual sorprendernos en la cobertura de la jornada, encontró un huevo entre las malezas y no tuvo mejor idea que guardarlo en su chaleco; sólo sabe él con qué intención. Luego se entretuvo con los preparativos de la largada y se olvidó de que se había puesto el huevo en el bolsillo, hasta que se tanteó las ropas buscando un lente para la cámara. En ese momento y con el crujido del cascarón, recordó que tenía un huevo en el chaleco. Lo peor fue que el mencionado óvulo estaba en avanzada putrefacción, y por lo tanto con su aroma característico… Dedicamos entonces estas estrofas a nuestro fotógrafo…(infobiker.com).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.