Luciano Chianelli, un pibe de acá, en Santa Fe

En una entrevista exclusiva al joven futbolista marcospacense Luciano Chianelli (25) en su visita a Marcos Paz, que actualmente está jugando en Matienzo, equipo de fútbol de la localidad de Rufino (Santa Fe) que se encuentra peleando el ascenso para llegar al Argentino C, habló de su carrera, como cambió su vida desde que llegó y de lo que le depara el futuro como futbolista.
Hace ya 3 años que Luciano se fue de la Ciudad del Árbol, para radicarse en Rufino, (está alojado en la casa del club hace 2 años), al que describió como un pueblo tranquilo con gente de campo, con mucha pasión por el fútbol. “El primer año que estuve en Matienzo, Pueyrredón, el equipo del Turco García me había llamado, pero después me llamó Newbery y ahora volví a jugar en Matienzo. Actualmente estoy jugando como volante por izquierda, más para defender que atacar. En la liga vienen muchos jugadores de afuera, ahora estamos jugando 4-3-1-2, hay muy buenos jugadores”, contó Luciano Chianelli, más conocido como Luchy, agregando que cuando se fue a jugar al equipo Jorge Newbery, hubo muchos hinchas y gente del Matienzo que lo dejó de saludar, y nunca lo entendió, “cuando volví, los que me odiaban, ahora me quieren”.
Repasando la historia de Luciano, comenzó en el Club Argentinos Juniors, a los 15 años, viajó a Italia y a su regreso jugó para la Liga de Mercedes representando al SAPA; y a los 18 jugó para Huracán durante un año. En el 2005 se había ido a jugar a un club cerca de General Villegas, en el que estuvo un año, y después lo llamaron para probarlo en la liga de Venado Tuerto y quedó para el equipo de Matienzo, en el que empezó y sigue de titular, con excepción de una vez que fue al banco de suplentes. Según el jugador, se encuentra en muy buen estado físico, y tiene para muchos años más de ejercer este deporte.
Cuando llegó a Santa Fe estaba solo, pero cuenta que rápidamente se hizo amigos de los chicos del club que lo ayudaron mucho, y no tuvo problemas para adaptarse a su nueva vida, que le dio a su primer hija, Lola. Además de jugar para el club, Luciano se desempeña como profesor de hockey femenino de todas las categorías, y también tiene un locutorio a cargo.
Con respecto a los campos de juego, Chianelli afirma que están muy bien cuidadas, y una de las mejores es la cancha Rivadavia, con un estadio muy lindo.
“Si me dan a elegir me quedo con Marcos Paz toda la vida, cuando tuve la nena, quería venirme para acá con la que era mi señora, pero no hubo caso”, dijo Luciano Chianelli al cierre de esta nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.