Leo Ramos: titular en el Chicago primero e invicto

La satisfacción es inocultable en  la cara de Leonardo Ramos, con 20 años recién cumplidos. Desde su metro noventa, y las ganas de ir cada vez más leoarriba futbolísticamente, su sueño está más que intacto. Ya se consolidó como titular en Nueva Chicago, el Torito de Mataderos. Y con la número 7 en la espalda, acompaña a Leo Carboni (9) en el ataque del equipo que militó en la primera división hasta no hace mucho tiempo, hoy puntero e invicto en la primera B Metropolitana, con el puntaje ideal: uno a cero a Morón, el mismo ante Estudiantes de Buenos Aires, y 3 a 0 ante Los Andes, de local. En un arranque de campeonato prometedor, más allá de que el torneo es larguísimo y sólo el campeón consigue el ascenso directo al Nacional B.
“Si bien todavía no pude marcar goles, estoy contento con mi rendimiento”, contó el chico del barrio Nuestra Señora de la Paz, a este medio, en diálogo exclusivo. Actualmente, Leo (quien jugara no sólo de chico para el equipo del barrio La Paz sino en otros clubes de Marcos Paz) vive en la pensión del club y se dedica exclusivamente a entrenar. Su evolución fue notoria en los partidos previos al inicio del campeonato, donde marcó goles clave y decisivos, que convencieron al técnico Leonardo Ramos para ubicarlo como un centrodelantero que también puede desbordar. Le marcó dos goles a la reserva de River (Chicago ganó 3 a 0), en un partido que el Torito resolvió rápido, convirtió el único gol del Torito ante Ferro, en otro amistoso. Su evolución es constante, y en ese último partido, se ganó un lugar entre los once titulares.
Por otra parte, Chicago les ganó a los jugadores libres del Cefar, dirigidos por Coqui Raffo, a los que derrotó 3-0 con dos goles de Nicolás Rizzo y el restante de Leonardo Ramos.
“Mi sueño es jugar en la Selección, como todo jugador, pero prefiero vivir el presente: y por suerte, ahora podemos disfrutar de la punta del campeonato”, comentó Leo.
-¿De qué cuadro sos hincha?
-Soy de Boca. Y tuve una anécdota al respecto: cuando jugaba en Deportivo Merlo, un coordinador de Chicago me vio y me dijo que vaya a entrenar al Torito. Luego, otro coordinador de Boca también me dijo que me pruebe para jugar en las inferiores, y directamente, desde Chicago me dijeron que me fichaban directamente para jugar en primera. Y si bien ser hincha de un equipo tira, era consciente que de 9 iba a ser muy difícil llegar a la primera de Boca, sabiendo que están Parlermo, Viatri y otros chicos que competían en mi puesto.
Si bien todavía Leo no firmó un contrato profesional, el chico de Marcos Paz, quien está respaldado por José Alegre, su amigo y representante a la vez, se siente muy cómodo en la institución: “José es un amigo, me ayudó mucho, siempre estuvo cuando lo necesité y eso me reconforta”, comentó Leo, a quien también le gustaría contar con algún sponsor para solventar los gastos que debe resolver.
Mariano Plaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.