La verdad de los trabajadores de Master Cheese

Este medio mantuvo diálogos exclusivos con los trabajadores que se concentraron en la municipalidad de Marcos Paz para pelear por sus derechos y que se convirtieron en los protagonistas y principales víctimas de la firma Master Cheese, que aparentemente, no supo administrar su capital.

Entre algunos testimonios, uno de ellos contó que hace 80 días les vienen pagando sus sueldos en cuotas, y que les deben el mes de mayo, junio, julio y el aguinaldo: “La empresa lo único que dijo es que está pasando por un mal momento económico y que necesitan reducir 60 de las 100 personas que somos trabajando”, comenzó contando uno de ellos. Todos estuvieron en desacuerdo, “y ahora no nos quieren indemnizar, entre empleados y proveedores tienen una deuda de más de 30 millones de pesos, por eso estamos viniendo acá a hablar con el intendente para ver si nos puede dar una mano, porque además de que no nos pagan hay una clausura del Acumar en la fábrica y la idea es que nos apoye para iniciar una cooperativa entre los empleados que quedamos”, dijo siguiendo su relato.

Los trabajadores se acercaron al municipio para reclamar el acompañamiento por parte del intendente Ricardo Curutchet,  “porque hay cien familias que están en la calle sin cobrar un mango y la gente está desesperada”. Declararon que nunca hubo despidos en los meses anteriores, la decisión de la empresa de querer efectuar un despido masivo de 60 empleados fue en estos últimos días de funcionamiento.

Los trabajadores eligieron tomar la fábrica de modo pacífico, (como ya lo hicieron también los empleados de la fábrica que la empresa había instalado en Mar del Plata): “Nosotros tenemos la maquinaria y la mano de obra para empezar a trabajar, nos falta la materia prima y levantar la clausura de Acumar. Los dueños de la empresa habían acordado con el Ministerio de Trabajo pagar la deuda a los empleados en cuatro cuotas y no lo cumplieron. Pero el día viernes 13 no se presentaron ni ellos ni el personal de administración, consideramos que abandonaron la empresa”.

De ahora en más están con la idea de formar una cooperativa con el apoyo del sindicato de Atilra (Gral. Rodríguez), que el día de la manifestación se acercaron a Marcos Paz para solidarizarse con ellos, pero para esto necesitan la ayuda del mandatario local. “Ellos optaban por hacer un vaciamiento de la empresa, pagar a proveedores con maquinarias, pero nosotros no permitimos que las saquen. Sus argumentos son que hicieron malas inversiones, pero nosotros sabemos que tienen la plata, les compraban leche a los tamberos de acá pero no les pagaban. Entonces la plata dónde está? Somos cien trabajadores los que tomamos la fábrica y estamos haciendo guardias de 6 horas para que no nos vacíen la fábrica”, explicó uno de los damnificados, agregando que algunos tamberos están de acuerdo con la medida de fuerza y otros no.

La firma Milita tenía a su mando fábricas ubicadas en Marcos Paz, Villars, Mercedes, Tandil y Mar del Plata, “para mí ellos se robaron toda la plata, porque ayer vino un tambero al que le debían 600 mil pesos, le deben a mucha gente, ellos la cobraron a la leche y la pagaron en cheques que los tamberos nunca los cobraron, por eso tienen la deuda que tiene, entonces no sabemos dónde fue el dinero”, expresó uno de ellos.

Este medio también dialogó con el Delegado Gremial de Atilra, Eduardo Tula, que pertenece  a una planta de la zona de Marcos Paz y que hoy se solidarizaron con los trabajadores de Master Cheese. El delegado y el representante de los trabajadores de esta empresa, Norberto Molina, comunicaron que en la reunión con Víctor Magni y Guillermo Ramírez, los funcionarios se comprometieron a ayudarlo con la gestión de la cooperativa de trabajadores.

Los conflictos para esta empresa comenzaron a suceder en diciembre del año pasado, “que comenzó una venta de los productos debajo del precio de costo, que significaba que la fábrica estaba fundida o que la estén vaciando y que además provocó un retraso en los pagos de los trabajadores a lo que luego se suma la clausura de Acumar, que aún no sabemos si fue provocada por los mismos empresarios porque este organismo le dio un tiempo y un préstamo para cumplir con las normas de sanidad”, confesó Tula. A partir de ese momento se empezó a pensar en la toma de la fábrica, que había quedado clausurada. Comenzaron a organizarse y pedir asesoramiento, y el delegado de la fábrica, Facundo Bramuel lo transmitió a los demás compañeros para ejecutar la medida de la toma.

“La viveza del empresario está en quebrar la fábrica, quedarse con todo el dinero y el día de mañana abrir otra cosa. La plata de los productos que se vendieron está en algún lugar, seguramente hay un testaferro para que ellos no queden pegados, pero los empresarios obviamente que no van a pasar hambre”, afirmó el Delegado gremial de Atilra.

Por otro lado, cuentan que los hermanos Barriola, propietarios de la empresa, desaparecieron de la fábrica, no cumplieron con lo pactado de pagar los sueldos en cuotas y se llevaron los camiones. Mantienen la firme idea de conservar la fuente de trabajo mediante la gestión de una cooperativa, “tengo entendido que podemos tomar el fondo de desempleo completo que nos da el Anses para formar la cooperativa, tenemos la ley que nos respalda”.

Un trabajador del grupo que se acercó a reclamar a la municipalidad, al final leyó el acta que se firmó con los funcionarios locales en donde expresan la necesidad de obtener por parte de la institución comunal el compromiso de apoyo y asistencia para la reactivación de la empresa Milita S.A. a través de la conformación de una cooperativa de trabajo.

Ante este pedido, los representantes municipales manifestaron “comprometerse a afectar recursos personales en las áreas ambiental-productiva y de fuerzas de seguridad para la custodia de la planta que estén a su alcance, tendientes a concluir con la constitución de la cooperativa de trabajo que se pretende conformar”.

Los empleados de Milita S.A están luchando con el objetivo de recuperar su fuente de trabajo y reactivar la fábrica, ya resignaron a la idea que los empleadores paguen sus sueldos adeudados, “ya que siguiendo los pasos legales, mediante un juicio sería un proceso interminable”, señaló uno de los representantes de los trabajadores, prometiendo informar como continúa el proceso de lucha en los próximos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *