La Selección, histórica y conmovedora: no pudo ser

Hoy, con el diario del lunes, es muy fácil criticar y pensar si Lionel Messi fue, por ejemplo, un justo ganador del balón de oro. Por otro lado, nuestra Selección sufrió un proceso de transformación que se centró en compactar la defensa y los espacios vacíos entre las líneas, pero perdió peso ofensivo.
Lentamente fue ganando confiabilidad en las líneas defensivas, y se fueron perdiendo los cuatro fantásticos, aquellos que en la previa al mundial sostuvieron la clasificación con sus goles.
Se lesionó Agüero, se lesionó Di María sobre el final del torneo, y a Messi se le fueron cayendo los socios. Además, Higuaín pudo convencer en algunos partidos, en otros, poco.
Nadie puede negar que la Argentina conmovió en cómo se plantó para jugar la semi y la final contra Alemania, pasaron 24 años en llegar a una final. Fató muy poco: otra vez la historia del penal no cobrado, otra vez los goles errados en el arco de Alemania, y otra vez la constancia de los rivales, que buscaron el gol y lo encontraron casi al final.
Ahora resta saber si Alejandro Sabella confirma la continuidad o no en un ciclo que fue exitoso. Mariano Plaza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.