La odisea de pasajeros y choferes que viajan en Ecotrans: inseguridad “oeste”

En una entrevista exclusiva a Diego Alba, veedor de la cabecera de Marcos Paz de la empresa de colectivos Ecotrans, informó acerca del incidente ocurrido el sábado 10 de julio con uno de los colectiveros de esta línea: se trató del Sr. Álvarez apodado como “Bigote” conductor de uno de los colectivos 322, quien fue asaltado en el partido de Merlo por unos delincuentes que se llevaron el colectivo con él a bordo y los hostigaron de una manera salvaje, atacando varias partes de su cuerpo e incluso su rostro.
Frente al hecho se reunió el cuerpo de trabajadores delegados de Ecotrans y se tomó la medida de parar el servicio de forma provisoria en concepto de protesta. De esta manera se organizó una reunión por la noche del sábado en el partido vecino de Merlo que contó con la presencia de autoridades policiales, el cuerpo de delegados, representantes de la empresa y de la UTA (Unión Tranviarios Autmotor). El reclamo principal de los delegados fue que se les garantice seguridad, y así ellos reestablecerían el servicio. Luego de varias horas se llegó a un acuerdo en que los trabajadores de la empresa exigen que se haga un seguimiento de algunos de los colectivos y realizar control de pasajeros y chequear sus documentos de identidad. “El problema real son los fines de semana, porque a pesar de la mayoría de los episodios que ocurrieron de robos no fueron los fines de semana, el problema de mayor violencia los tenemos los viernes y sábados”, comenzó diciendo en la charla.
Con respecto del robo a pasajeros, Alba contó que en este último año han ocurrido de manera aislada, pero en las últimas dos semanas se registraron cuatro hechos delictivos, y el cuerpo de delegados no quiere permitir que esto crezca, para garantizar el servicio y la vida a los pasajeros para que lleguen íntegros a destino. Habló de un caso reincidente: hace dos semanas robaron en el interno 128 con destino a Primera Junta que iba a la altura de Mariano Acosta, y los delincuentes subieron en la misma parada en la cual ya hace casi siete meses se había producido un asalto a dos colectivos simultáneamente: suben en esa parada, roban a uno y después se cruzan y roban a otro que venía para Marcos Paz. Ante las coincidencias, Diego Alba cree que se trata de las mismas personas, y agregó: “La inseguridad nos afecta a todos, por ejemplo en Capital Federal algunos colectiveros sufren mutilaciones y son mas severos los hechos que ocurren. Nos está pasando a todos y no hay una solución general. Hay distintos robos arriba de un colectivo: los que suben y le piden al chofer que se quede tranquilo y uno de ellos se queda controlándolo mientras los otros realizan el robo de dinero, celulares y otros objetos a los pasajeros; y otro caso que hemos tenido, cuando un chofer estaba terminando su recorrido llegando a Primera Junta, es amenazado con un arma de fuego por los últimos dos pasajeros que quedaban en el coche, y lo obligan a seguir manejando hasta donde ellos quieren llegar para sacar la recaudación de la caja o incluso puede pasar que necesiten robar el colectivo para el traslado de algo grande. Se han robado unidades para sacar las cajas recaudadoras, y después aparecen, pero lo que muchos no saben que en esas cajas no hay más de $150, que es lo que se recauda en una vuelta (Marcos Paz-Primera Junta)”.
En cuanto a la respuesta de las autoridades policiales, aseguraron que se van a seguir con las requisas de personas y los operativos en el puente entre Marcos Paz y Mariano Acosta en ruta 40 y la plaza principal y alrededores, ya que los fines de semana es incontrolable la violencia entre los adolescentes, “y el chofer para garantizar su integridad, a veces tiene que callarse y no decir nada porque las reacciones pueden ser totalmente violentas. Tiene que lidiar y convivir todos los fines de semana con eso, que no es nada fácil”. A este panorama se suman los piedrazos arrojados por vándalos que lo hacen “por el placer de romper una ventanilla” por la zona del Seoca y la parada de El Hornero. Después de las 10 de la noche el chofer puede parar en cualquier parada y esquina donde se lo pida el pasajero.
Y como estos lamentables hechos, se repiten muchos más cada viernes y sábado. Hace poco, una madrugada de domingo, subieron al colectivo una barra de aproximadamente diez adolescentes con cervezas, y luego de una discusión entre ellos y el chofer que les explicaba que estaba prohibido el consumo de alcohol y ante la negativa de los pasajeros iba a dirigirse a la comisaría de Mariano Acosta. Una de las de la barra, se acercó para decirle al colectivero que no era necesario, y que sus amigos arrojarían las botellas por la ventana: pero no sólo engañaron al chofer sino que al bajar del colectivo, uno de estos arrojo una botella que dio en el parabrisa, pero que podría haber herido al conductor, y otro rompió una botella contra la máquina de boletos (todo esto en pleno viaje con pasajeros a bordo).
“Habría que hacer un plan en conjunto entre todas las áreas, pero aparentemente es un tema bastante difícil, porque estos actos siguen sucediendo, tenemos gente a la que le cortan los dedos, los golpean de una manera brutal y los robos siguen.
Álvarez, la última víctima de este salvajismo desmedido casi cotidiano, se encuentra estable de salud pero afectado psicológicamente.
Por otra parte, Alba contó también, parte del funcionamiento interno del servicio e informó que los choferes tienen horarios que cumplir, pero a veces se dificulta por el tránsito pesado y pueden demorarse por más de media hora. Según él, hay muchos factores a tener en cuenta que pueden afectar el servicio (como que un colectivero se enferme o se ausente por otra razón), “y hay veces que lo podemos solucionar y hay veces que no, pero la idea es siempre cubrir la totalidad de los turnos”, dijo el veedor de la empresa en el final de esta entrevista, además de comunicar que este año se incorporaron choches 0 km. para la prestación del servicio.
Mariano Plaza

En una entrevista exclusiva a Diego Alba, veedor de la cabecera de Marcos Paz de la empresa de colectivos Ecotrans, informó acerca del incidente ocurrido el sábado 10 de julio con uno de los colectiveros de esta línea: se trató del Sr. Álvarez apodado como “Bigote” conductor de uno de los colectivos 322, quien fue asaltado en el partido de Merlo por unos delincuentes que se llevaron el colectivo con él a bordo y los hostigaron de una manera salvaje, atacando varias partes de su cuerpo e incluso su rostro. Frente al hecho se reunió el cuerpo de trabajadores delegados de Ecotrans y se tomó la medida de parar el servicio de forma provisoria en concepto de protesta. De esta manera se organizó una reunión por la noche del sábado en el partido vecino de Merlo que contó con la presencia de autoridades policiales, el cuerpo de delegados, representantes de la empresa y de la UTA (Unión Tranviarios Autmotor). El reclamo principal de los delegados fue que se les garantice seguridad, y así ellos reestablecerían el servicio. Luego de varias horas se llegó a un acuerdo en que los trabajadores de la empresa exigen que se haga un seguimiento de algunos de los colectivos y realizar control de pasajeros y chequear sus documentos de identidad. “El problema real son los fines de semana, porque a pesar de la mayoría de los episodios que ocurrieron de robos no fueron los fines de semana, el problema de mayor violencia los tenemos los viernes y sábados”, comenzó diciendo en la charla. Con respecto del robo a pasajeros, Alba contó que en este último año han ocurrido de manera aislada, pero en las últimas dos semanas se registraron cuatro hechos delictivos, y el cuerpo de delegados no quiere permitir que esto crezca, para garantizar el servicio y la vida a los pasajeros para que lleguen íntegros a destino. Habló de un caso reincidente: hace dos semanas robaron en el interno 128 con destino a Primera Junta que iba a la altura de Mariano Acosta, y los delincuentes subieron en la misma parada en la cual ya hace casi siete meses se había producido un asalto a dos colectivos simultáneamente: suben en esa parada, roban a uno y después se cruzan y roban a otro que venía para Marcos Paz. Ante las coincidencias, Diego Alba cree que se trata de las mismas personas, y agregó: “La inseguridad nos afecta a todos, por ejemplo en Capital Federal algunos colectiveros sufren mutilaciones y son mas severos los hechos que ocurren. Nos está pasando a todos y no hay una solución general. Hay distintos robos arriba de un colectivo: los que suben y le piden al chofer que se quede tranquilo y uno de ellos se queda controlándolo mientras los otros realizan el robo de dinero, celulares y otros objetos a los pasajeros; y otro caso que hemos tenido, cuando un chofer estaba terminando su recorrido llegando a Primera Junta, es amenazado con un arma de fuego por los últimos dos pasajeros que quedaban en el coche, y lo obligan a seguir manejando hasta donde ellos quieren llegar para sacar la recaudación de la caja o incluso puede pasar que necesiten robar el colectivo para el traslado de algo grande. Se han robado unidades para sacar las cajas recaudadoras, y después aparecen, pero lo que muchos no saben que en esas cajas no hay más de $150, que es lo que se recauda en una vuelta (Marcos Paz-Primera Junta)”.En cuanto a la respuesta de las autoridades policiales, aseguraron que se van a seguir con las requisas de personas y los operativos en el puente entre Marcos Paz y Mariano Acosta en ruta 40 y la plaza principal y alrededores, ya que los fines de semana es incontrolable la violencia entre los adolescentes, “y el chofer para garantizar su integridad, a veces tiene que callarse y no decir nada porque las reacciones pueden ser totalmente violentas. Tiene que lidiar y convivir todos los fines de semana con eso, que no es nada fácil”. A este panorama se suman los piedrazos arrojados por vándalos que lo hacen “por el placer de romper una ventanilla” por la zona del Seoca y la parada de El Hornero. Después de las 10 de la noche el chofer puede parar en cualquier parada y esquina donde se lo pida el pasajero.Y como estos lamentables hechos, se repiten muchos más cada viernes y sábado. Hace poco, una madrugada de domingo, subieron al colectivo una barra de aproximadamente diez adolescentes con cervezas, y luego de una discusión entre ellos y el chofer que les explicaba que estaba prohibido el consumo de alcohol y ante la negativa de los pasajeros iba a dirigirse a la comisaría de Mariano Acosta. Una de las de la barra, se acercó para decirle al colectivero que no era necesario, y que sus amigos arrojarían las botellas por la ventana: pero no sólo engañaron al chofer sino que al bajar del colectivo, uno de estos arrojo una botella que dio en el parabrisa, pero que podría haber herido al conductor, y otro rompió una botella contra la máquina de boletos (todo esto en pleno viaje con pasajeros a bordo). “Habría que hacer un plan en conjunto entre todas las áreas, pero aparentemente es un tema bastante difícil, porque estos actos siguen sucediendo, tenemos gente a la que le cortan los dedos, los golpean de una manera brutal y los robos siguen. Álvarez, la última víctima de este salvajismo desmedido casi cotidiano, se encuentra estable de salud pero afectado psicológicamente.Por otra parte, Alba contó también, parte del funcionamiento interno del servicio e informó que los choferes tienen horarios que cumplir, pero a veces se dificulta por el tránsito pesado y pueden demorarse por más de media hora. Según él, hay muchos factores a tener en cuenta que pueden afectar el servicio (como que un colectivero se enferme o se ausente por otra razón), “y hay veces que lo podemos solucionar y hay veces que no, pero la idea es siempre cubrir la totalidad de los turnos”, dijo el veedor de la empresa en el final de esta entrevista, además de comunicar que este año se incorporaron choches 0 km. para la prestación del servicio. Mariano Plaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *