Horror en Marcos Paz, matan a una mujer antes de ingresar al 15 de su nieta

El sábado por la noche, en la localidad de Marcos Paz, una mujer fue asesinada de un balazo en la cabeza cuando estaba por entrar al salón de eventos donde su nieta festejaba sus 15 años. Por el crimen fue arrestado su ex esposo, un efectivo de seguridad retirado de la Policía de la provincia de Buenos Aires.La imagen puede contener: 1 persona, de pieLa imagen puede contener: 1 persona, bebida, tabla e interiorLa imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, de pie, automóvil, cielo, exterior y naturaleza

Alrededor de las 21, Cristina Noemí Rodríguez (51) descendió de una camioneta junto a su pareja y un menor de 11 años, hijo de él, para ingresar en «Peto Eventos», un salón de fiestas ubicado en Avenida Rivadavia y Feijoo, donde su nieta celebraba su cumpleaños de 15. En ese momento se apareció sorpresivamente su ex esposo, Hugo Orlando Ibarra (57), policía retirado, quien según el relato de testigos, dijo: «Viste que te encontré, hija de puta», sacó un arma de fuego y le disparó en la cabeza. Cristina murió en el acto.

Ibarra intentó escapar eludiendo a la seguridad privada del salón pero finalmente fue reducido por mozos a los pocos metros. Tras un llamado al 911, fue detenido por personal policial que secuestró una pistola Bersa de nueve milímetros con la que efectuó el crimen.

Sofía, una joven de 24 años, hija de la mujer asesinada y del ex efectivo de seguridad, contó a Télam que sus padres habían estado casados durante 28 años, hasta que en noviembre del año pasado, por decisión de la mujer, se separaron. Ibarra le había sido infiel a su esposa, sin embargo «le rogaba» para que no lo dejara.

«Era una persona que tenía cero tolerancia al rechazo», describió Sofía quien agregó que tras la separación el femicida «hostigaba permanentemente» a su madre, razón por la cual había orden de restricción perimetral impuesta por la Justicia.

La joven contó que en los últimos días su padre publicaba estados de Whatsapp con referencias satánicas y se despedía de sus amigos.

La perimetral también tenía el objetivo de proteger a otra hija de Cristina, sin embargo Ibarra se acercó hasta la puerta de la casa. Por este motivo Sofía le exigió una explicación de por qué había violado la restricción, a lo que el oficial retirado respondió amenazándola: «Callate hija de puta, ya te voy a encontrar y te voy a matar».

Cristina trabajaba como telefonista en el hospital municipal de Marcos Paz. Desde el municipio emitieron un comunicado expresando «dolor y espanto ante este asesinato aberrante que se llevó la vida de una querida empleada».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.