Golpe de nocaut a la escuela Nº 5

En la mañana del martes 30 de noviembre se dio a conocer la noticia del incendio provocado en las instalaciones de la escuela Nº 5 ubicada en el barrio de las 4 esquinas, alrededor de las 2 de la mañana.
El consejero escolar Joaquín Garitonandía declaró que aparentemente se trató de una acción dañina para hacer daño sin ningún otro fin específico: “Intentaron entrar por dos portones, los pasillos que dan a la calle Esmeralda y no pudieron entrar, y lo hicieron por un portón que daba a la parte del gimnasio, llegaron a la sala hasta donde están las computadoras y sonó la alarma, y probablemente ese fue el momento en el cual prendieron fuego la sala, tal vez por bronca por no poder haber llevado nada, o no sé cuáles serán los motivos. Se les dio aviso de inmediato a los bomberos y a la policía de lo ocurrido esa madrugada, y una vez apagado el fuego vieron que no había faltantes, pero quedaron los daños del incendio, hay que limpiar y acomodar todo para poder seguir, seguramente no se utilice más la parte del edificio más afectada por el incendio, y en las vacaciones habrá que refaccionar todo. Que pase un atentado como este, da una sensación de bronca e impotencia”. La escuela tiene alarmas, pero no posee cámaras que hayan podido identificar a los mal vivientes protagonistas del hecho.
Garitonandía recordó un antecedente de incendio en escuelas, ya que ocurrió algo similar en el barrio La Paz, pero no con la dimensión del caso de la escuela Nº 5. “Desde una ventana prendieron fuego a un depósito de la cocina y se quemaron algunas jarras, vasos y se mancharon unas paredes, pero este fue un daño mayor”, informó el consejero escolar, además de repetir que se realizarían los arreglos correspondientes en los días posteriores al incendio, principalmente en las puertas para que no vuelva a tener lugar otro hecho lamentable como este. Y así poder reestablecer las jornadas escolares, suspendidas hasta el cierre de esta edición.
Por otro lado, un aula y el zoom también quedaron comprometidos: perdieron parte de la mampostería y las autoridades no quieren correr ningún riesgo en esta zona. La directora, Patricia Gauna, se amargó. Y una docente reflexcionó: “¿Por qué en vez de controlar tanto a las motos en el centro no distribuyen la custodia policial en los barrios y a la vez en escuelas?”.
Mariano Plaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *