Familiares y amigos de Juan Marcelo Williams reclaman justicia

En la edición anterior de HDI salió publicado el caso del chico de Marcos Paz que fue asesinado de una

puñalada en Mendoza: Juan Marcelo Williams de 21 años, que se encontraba viviendo en esta provincia desde abril del 2010 luego de que un primo que ya estaba allí lo convenciera para trasladarse, buscar trabajo en ese lugar y aprovechar la ocasión para alejarse de la ex novia por la que tan apenado estaba.
El sábado 8 de enero alrededor de las 2:30, mientras que en una casa de familia en el barrio Bermejo de la localidad de Guaymallén se celebraba una fiesta, Juan Marcelo, gravemente herido, logró acercarse para pedir ayuda luego de haber sido acuchillado en el tórax.
Antes de caer fallecido en la vereda del lugar, la víctima alcanzó a decir que su agresor era un hombre con remera blanca que estaba a unas pocas cuadras.
Días atrás se llevó a cabo una manifestación en la puerta de la iglesia de Marcos Paz por parte de los familiares y amigos del joven para pedir por el esclarecimiento del hecho: este medio estuvo presente para dialogar con los amigos y conocidos del chico, y también mantener una comunicación en exclusivo por celular con su padre, Marcelo Williams, que se encuentra en Mendoza pidiendo justicia por su hijo en distintas marchas y a través de los medios locales.
“Este mal parido le quitó la vida sin ningún motivo. Mi hijo trabajaba en una fábrica de matafuegos y vivía al lado de su trabajo. En principio se fue por unos meses, por cuestiones sentimentales suyas, pero después le gustó mucho el lugar y se quedó”, contó el padre del joven, informando también que hay un menor de 16 años apresado pero que es imputable. Aunque el fiscal que investiga la causa asegura que pasará un tiempo en un correccional de menores hasta que cumpla la mayoría de edad para al cabo de unos meses ser condenado y pasar varios años en la cárcel.
Según el relato de su padre, Juan se vio involucrado en una pelea con el asesino, y mientras estaban en la calle, frente a un quiosco de la casa de él, “mi hijo le dijo que no iba a pelear con él cuando se dio cuenta que tenía algo punzante en el bolsillo, entonces se volvió, y cuando él se distrajo el otro lo apuñaló en el pecho directo en el corazón”.
Mariano, uno de sus amigos expresó: “Él fue en busca de trabajo porque le estaba yendo mal acá y allá encontró la muerte. Un sábado volviendo a su casa de la fábrica donde él trabajaba y se encontró con un pibe de 16 años que lo asesinó con una puñalada en el corazón por considerarlo un porteño gato”.
Cuando sucedió el hecho, las autoridades dieron información errónea, al establecer que se trató de una “pelea de borrachos”. Luego el fiscal pidió disculpas porque no fue así, “él era un chico que iba a comprar un alfajor y tomaba su coca, andaba en skate e hizo muchos amigos como los que tenía acá”, cuentan sus amigos, que se encargaron de que el hecho sea conocido en todo el país a través de distintos medios nacionales de comunicación como radios y canales de información.
Dijeron también que los testigos del hecho fueron amenazados por la familia del delincuente para que no declaren y que en realidad no fue una pelea, Juan estaba sentado y lo sorprendió el otro joven de 16 años.
“Necesitamos el apoyo de todos para que el pibe este quede preso y no salga más. Estamos haciendo una recaudación de dinero para poder colaborar con los padres y hermanos que están allá ocupándose de la causa y sin trabajar, por eso se pidió la colaboración de toda la gente, a negocios, amigos y la gente más cercana a él. Recién empezamos a recibir respuesta de la justicia de Mendoza cuando nos presentamos en la Casa de Mendoza en Corrientes y Callao, que llamó el ministro de justicia, aportó los pasajes y ofreció una estadía pero fue después de toda la movida que hicimos con los medios nacionales, pero nosotros estamos juntando plata àra ayudar a la familia”, relatan sus allegados, expresando con convicción lo excelente persona que era Juan Marcelo.
Según testimonio de una de las primas, Juan había podido recuperarse de la tristeza que le había causado el final de la relación con su ex novia, pero estando allá había conocido a una chica con una hija, que aunque luego se separaron, él siguió estando pendiente de la nena. “Le gustaba mucho ayudar a la gente, pera él eran todos iguales y acá trabajó de chofer de las combis de chicos especiales y también estaba estudiando para ser maestro de estos chicos. No es justo que estos menores maten, dejen un vacío y eso no lo paga nadie, por eso queremos que no salga en ningún momento. Cuando los padres pidieron información desde acá se la negaban, hasta que no fueron hasta allá no había ningún detenido”, contaron.
Dijeron no haber recibido ningún tipo de ayuda por parte del municipio de Marcos Paz, “el intendente supuso que lo iban a velar en la casa, la sala velatoria estaba ocupada, Juanma llegó a las 4 de la mañana, lo trajeron en ambulancia y la sala se desocupó a las 9:30, lo mínimo que se pedía era un traslado en avión para estar con sus familiares, porque él vivía acá, y el intendente no movió un dedo y eso es indignante”, expresó con dolor una de las familiares del chico asesinado en Mendoza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *