El Vasco Martín Arruabarrena, el hombre de Marcos Paz que llegó al punto más alto como DT

Llegó a Boca y ya en la primera intervención como DT del equipo devasco dt de boca primera división se notaron cambios. Los mal pensados dirán que estos jugadores que hoy componen el plantel de primera división, “le hicieron la cama a Carlos Bianchi”, el DT más exitoso de la historia del club.
Pero lo que pasó en Boca anterior a la llegada del Vasco, tiene varias aristas para analizar:
Por un lado, en cada resultado adverso, Carlos Bianchi ironizaba con los periodistas, se sostenía dialécticamente con entrecruces siempre discutibles, y hasta en algunas declaraciones les endilgaba las responsabilidades a los jugadores. Se recuerda que Bianchi dijo, en el alguna oportunidad, “Hoy Boca no vino a la cancha”. Y así, de este modo, y con esta mala energía, provocaba malestar en los jugadores, que lentamente le creían cada vez menos, sumado a ello el desacierto en cambios y en esquemas tácticos para que sólo en un año y medio cosechara el 45% de los puntos ganados, con más de 18 refuerzos solicitados por él y con un haber de 103 lesiones sistemáticas y preocupantes.
Nadie va a negar lo glorioso que fue el club en la época del Virrey, tanto en el 98 como su segundo regreso allá por el 2003. Inclusive, desde este medio, se cubrían todos los partidos de Boca como local. Pero nadie puede vivir de la historia. Y en el fútbol los resultados mandan.
En otra instancia, Bianchi estaba empecinado en que jueguen cuatro o cinco jugadores que su hijo Mauro representa, lo que no siempre era sinónimo de aquella frase futbolera en los grupos: “Juega el que está mejor”. Entonces, estas irregularidades, sumado a los fracasos en resultados y a la soberbia ya característica del ex entrenador de Boca, provocaron un cóctel explosivo en el grupo. Algunos dirán, el club les paga para que jueguen y obedezcan a un líder. Pero Carlos Bianchi, ya había perdido esa credibilidad hace rato, y la buena onda con el plantel, también.
Entonces, al asumir el Vasco (39 años), quien se manifiesta claro, sencillo y “sin misterios para armar un equipo y jugar los partidos”, cambió el aire y potenció a cuatro jugadores que no eran tenidos en cuenta por Bianchi o los reubicó en sus puestos para aprovecharlos mejor. Incluso, dejó afuera a la dupla atacante con más peso: Gigliotti – Martínez. Así Boca logró obtener un resultado categórico contra Vélez por 3 a 1 y empezar a respirar aire fresco para lo que viene, más allá de que el Boca de Bianchi ya había caído en tres partidos y sólo había ganado uno.
Hasta ahora, la jugada de ajedrez le salió bien al presidente Angelici, se desprendió de Román Riquelme y ahora del prócer Carlos Bianchi. Quien antes, era la sombra de los entrenadores de Boca, pero ahora, definitivamente, será de por vida un recuerdo maravilloso para toda la hinchada por los logros que ha obtenido. De ahora en más, es turno del Vasco de Marcos Paz, que aunque viva en Nordelta, se crió por estas tierras y sus primeros pasos en el fútbol fueron en el Club Los Unitarios, antes de arribar a Boca cuando era un niño de 11 años y llegó a triunfar en el xeneixe como jugador. Ahora, el desafío es como DT, con la dura responsabilidad de suceder a Bianchi y con los objetivos más claros que nunca, poder obtener resultados y devolverle la confianza a los jugadores, que ya le respondieron muy bien. El Vasco antes había dirigido a Tigre y Nacional de Uruguay, haciendo muy buenos trabajos. Arrancó su era en Boca con luz verde, el punto más alto como DT por la magnitud del equipo que dirige. Mariano Plaza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.