El doctor Abel Albino, una lección de vida

La sala del cine-teatro Roma de Marcos Paz, con casi todas susalbino albino2 albino3 albino4 butacas ocupadas por un auditorio predominantemente femenino, hizo silencio para escuchar a un hombre maduro que lo mantuvo en vilo durante casi dos horas.
Ese hombre habló de la Vida, se refirió a de injusticias desgarradoras, pero desde la esperanza y la posibilidad de revertirlas, cosa que ha puesto en práctica incansablemente desde la fundación CONIN (1993) a la que, junto a sus colaboradores, dedica grandes esfuerzos.
Resaltando la figura y la obra de Sarmiento y Alberdi, destacó la importancia de la educación en la vida de los pueblos y muy especialmente, el lugar que nuestro país ocupó en su momento en el mundo con respecto a la lucha contra el analfabetismo y el adelanto en la formación de profesionales.
Esos logros se basaron en políticas de estado que se mantuvieron en el tiempo y que es imprescindible recuperar.
Con lenguaje claro y expresivo, instó a “invertir en inteligencia”, luchando contra la desnutrición infantil que es inconcebible que exista en un país generador de alimentos como el nuestro y que sólo se explica por un pésimo reparto y falta de políticas sostenidas en el tiempo que sostenga a las familias, eduque a sus ciudadanos, garantizando, entre otros derechos, la alimentación de los infantes; ya que la debilidad mental que genera la falta de nutrientes, sobre todo en el primer año de vida, provoca esta “enfermedad” que es creada por el hombre. Resaltó la importancia de la familia (“única escuela de humanidad), del amor, de la necesidad de estimular la paternidad responsable y de acompañar desde la comprensión a aquellos que se encuentren sumidos en la miseria tanto material como moral.
“La pobreza se vende y la ignorancia se equivoca”, aseveró EL Dr. Albino, en una frase que podría resumir el drama de millones de seres, sumergidos en la pobreza más extrema y la manipulación inmoral que sobre ellos se ejerce. La educación es el arma más poderosa para revertir este proceso infame que hace que un país como el nuestro, cuente con habitantes sumergidos en esta realidad.
Lic. Dolores de Urquiza
Una clase magistral
de ética y valores
Desde el momento de su llegada al Centro Cultural Cine Teatro Roma, donde el auditorio lo esperaba atento y en silencio, Albino, en diálogo con este medio, sostuvo que “uno de los puntos que siempre trabajo en mis conferencias tiene que ver con las realidades diversas de esta Argentina que es bellísima, pero donde no se puede comprender cómo hubo épocas donde éramos la quinta economía del mundo, y hoy estamos entre los países más empobrecidos de la región y del mundo. Nuestra población, que ronda los 41 millones de habitantes, tiene una masa de gente que no alcanza las necesidades básicas: 8 millones sobre 41, es pobre. O sea, es muchísimo”, y a partir de allí, el médico también resaltó que si bien el no quiere hacer política, sus charlas rozan la parte política y social del país.
Con su fundación, para evitar la desnutrición infantil, ha recorrido el país y el mundo (hasta en Africa tiene fundaciones a su cargo), y en plena conferencia, contó un caso de corrupción en primera persona: “Nos habían llamado para realizar nuestra labor en Mendoza, donde por lógica quienes trabajan para reestablecer la salud de los niños deben cobrar, es justo que un profesional cobre, pero el gobierno mendocino no nos pagó una suma importante en dólares, monto en el el que habíamos pactado nuestro trabajo con la fundación”.
Unos de los puntos más impactantes de la noche fue cuando lentamente mostraba las imágenes de la miseria en la Argentina, donde familias enteras o niños se desarrollan en condiciones precarias, inhumanas y de nula higiene. Desde una letrina, hasta un perro sarnoso, y la nula contención que tienen de las autoridades de diferentes provincias argentinas, incluso de Buenos Aires, en los casos puntuales que detalló Albino.
Hay grupos en redes sociales que lo impulsan como candidato argentino a Premio Nobel de la Paz, por su laborioso y silencioso trabajo, junto a los más humildes.
Mariano Plaza

Un comentario sobre “El doctor Abel Albino, una lección de vida”

  1. muy buena conferencia , aplicar su contenido sera un ejemplo de vida y aplicarla de «humildad » gracias por su publicacion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.