Consejos sobre reiki, por Teresita Costa

De origen japonés, el Reiki es una terapia milenaria utilizada para sanar a través de las manos. Las personas que lo practican aseguran que es asombroso cómo funciona y muchas afirman que ha cambiado su vida. Incluso, la medicina convencional, siempre escéptica ante este tipo de técnicas alternativas, ya ha empezado a impartirlo en hospitales.
Reiki en japonés significa ‘energía universal’ y consiste en canalizar a través de las manos una poderosa fuente de vibración que nos rodea y que es entregada hacia uno mismo o hacia otras personas para curar enfermedades físicas o sanar emociones.
Al igual que la acupuntura o el shiatsu, esta técnica parte de una tesis muy sencilla: que el ser humano es “todo energía”, afirmación que aunque parece muy esotérica comparte aspectos con la física cuántica. “Yo hice cursos con el doctor James L. OSCHMAN, fue quien estudió y abordó la energía cuántica”, cuenta Teresita Costa.
El Reiki sostiene que cuando la energía se bloquea, por cualquier circunstancia, es cuando se produce una enfermedad. La imposición de las manos en la zona enquistada, donde la energía ha quedado taponada, sirve para disolver ese ‘nudo’ que impide que la energía fluya y así devolver el equilibrio al organismo.
EL PRIMER MAESTRO. Aunque esta práctica de canalizar energía tiene más de 3.000 años de antigüedad cayó casi en el olvido hasta que fue rescatada en 1920 por el doctor Usui, profesor de teología y ex rector universitario.
Motivado por la interrogante de sus alumnos acerca de cuál era el método de curación mediante el cual Jesús sanaba a los enfermos, Usui inició una extensa investigación en fuentes cristianas y también budistas. Al cabo de diez años de intensa búsqueda y tras vencer numerosas dificultades, logró redescubrir y develar la técnica del Reiki. Sin embargo, aún le faltaba una prueba por superar.
Una sesión de Reiki suele un poco más de una hora. El paciente se acuesta en una camilla en un ambiente tranquilo mientras el maestro posa sus manos en distintas zonas de su cuerpo. Hay doce posiciones de manos, se empieza por la cabeza (nuca) y se termina con las plantas de los pies, reequilibrando todos los centros de energía o ‘chakras’. Durante la sesión, es habitual cerrar los ojos porque es normal que el paciente se quede dormido o entre en profunda relajación. Tras el tratamiento, se recomienda beber mucha agua y estar muy atentos a los cambios que sucedan en el cuerpo.
LOGRAR EL EQUILIBRIO. Uno de los principales objetivos del Reiki es lograr el equilibrio de los ‘chakras’ de nuestro cuerpo, que al bloquearse generan enfermedades físicas y mentales.
Los ‘chakras’actúan como centros receptores, asimiladores y transmisores de la energía vital del cuerpo situados a lo largo de la columna vertebral, también se relacionan con el sistema endocrino de glándulas y hormonas vitales. Cada ‘chakra’ es un centro de energía de una importancia trascendental, pues refleja un aspecto de la conciencia esencial para nuestras vidas. Fuente periodística:
http://diarioeldia.cl/articulo/entretencion/reiki-traspaso-amor-que-sana-deseos-alma

Llamá a Teresita y consultale lo que quieras: cel 1167010714

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.