Conmoción en Villars por la muerte de una abuela

( diario La Voz de Las Heras) Margarita Santoro, una humilde abuela de 92 años que vivía a unavillasrs cuadra y media de la estación, falleció el último domingo a la madrugada en un confuso episodio que movilizó a numerosos vecinos de esa población, pidiendo justicia y mayor seguridad.
De acuerdo a la versión que maneja la policía local, la abuela, una portera jubilada muy querida en la comunidad, se encontraba durmiendo cuando ingresó en su domicilio una persona con fines de robo, lo que motivó una descompensación de la mujer, quien falleció víctima de una crisis cardíaca.
El hecho se produjo el último domingo, entre las cinco y las seis de la mañana y la única testigo es una sobrina de la mujer que vive en una habitación trasera de la propiedad, ubicada sobre el Boulevard independencia, a pocos metros del Club Unión Ferroviaria y a una cuadra y media del ferrocarril.
De acuerdo a la versión de la mujer, el malviviente habría ingresado mientras la abuela dormía y la habría increpado duramente (en la autopsia no se habría constatado violencia física) para que le entregara el dinero, generando la reacción de la mujer que comenzó a gritar desesperadamente, pidiendo ayuda, lo que motivó que el delincuente huyera, aunque no pudo determinarse si logró llevarse algo de la humilde vivienda.
Estos gritos fueron escuchados por la sobrina (una mujer de más de 60 años que vive en la parte posterior de la vivienda), quien se asustó y, después de unos minutos, pidió auxilio a una vecina, llamando luego a la nieta de Margarita, quien llegó rápidamente e ingresó en el dormitorio, encontrándola ya muerta en el piso. La autopsia determinó que el deceso se produjo por una crisis cardíaca ocasionada por el mal momento vivido.
Movilización popular
La familia Santoro es muy antigua en la localidad de Villars y la abuela fallecida fue portera de la Escuela Nº 8 durante muchos años, por lo que era muy querida en la comunidad, lo que generó una espontánea manifestación pidiendo justicia y el esclarecimiento del hecho.
El martes por la tarde, una gran cantidad de vecinos se concentró en la estación del ferrocarril y desde allí marchó hasta el destacamento policial.
Frente a la estación se hizo presente el Intendente Municipal, Dr. Juan Carlos Caló quien fue increpado por algunos vecinos, aunque en todo momento se mantuvo la calma. El jefe Comunal manifestó que ya se había puesto en contacto con el Ministro de Seguridad de la Provincia, Osvaldo Granados, para pedir mayor asistencia para cubrir las necesidades de esa población, pidiéndole a los vecinos que le eleven una nota con los puntos a considerar para que puedan ser evaluados por el ejecutivo.
Después de marchar cinco cuadras, la movilización llegó hasta el destacamento, donde se encontraban el jefe de la Policía Comunal, Comisario Marcelo Rey y el titular de la estación de Policía local, subcomisario Daniel Trigo, a quienes los manifestantes le solicitaron mayor compromiso de las autoridades policiales, ante los hechos delictivos ocurridos en los últimos tiempos y que tuvieron su momento más dramático con la muerte de esta abuela.
La carta de los vecinos
Muchos vecinos escribieron notas con sus reclamos, las que fueron recibidas por los organizadores de la manifestación, quienes redactaron una carta que será expuesta ante una asamblea popular a llevarse a cabo el próximo lunes para que, una vez aprobada, se le entregue el Intendente Municipal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.