Conflicto en la casa de Curutchet por un supuesto caso de mala praxis

Julieta Piriz tenía 16 años, había sido mamá recientemente y al parecer, algo ocurrió que falleció repentinamente y los familiares y amigos acusan directamente a las autoridades del Hospital Municipal Héctor D´Agnillo de «mala praxis». En virtud de ello, el domingo y con la furia inocultable, se congregaron unas 50 personas en Avellaneda e Independencia, frente a la casa del intendente Ricardo Curutchet y se produjo un hecho tenso: La Policía quiso disuadir y frenar a los manifestantes, pero cuando la situación se tornó incontrolable, se escucharon tiros (balas de goma) provenientes de los uniformados, allí se produjeron corridas y los manifestantes le arrojaron piedras al personal policial y escupitajos al propio intendente, cuando había salido a darles explicaciones a los vecinos en la puerta de su casa. De acuerdo a la información obtenida, el funcionario habría querido tener un diálogo pero la violencia atravesó la situación y la Policía debió interceder con balas de goma, se vivieron momentos de mucha tensión, hubo lanzamientos de sillas (del bar ubicado a metros), roturas de vidrios de un patrullero, piedrazos, corridas, insultos y agravios entre gritos y llantos.

«El viernes pasado, a las 18, la habían llevado al hospital porque se sentía mal. Le hicieron un electro, análisis de sangre, y luego de una hora la mandaron a la casa de vuelta. A las 10 ya se sentía mal de vuelta en la casa y se sentía mal. No reaccionaba, le sacaron la ropa en el auto porque se sentía mal y le suministraron ibuprofeno en el hospital. Supuestamente le dijeron que tenía una infección urinaria, después de la cesárea que le habían hecho en el hospital había salido con presión alta, ella nunca había  tenido presión alta. Ya el sábado, cuando no la querían atender, se había descompuesto de vuelta, mi tío tuvo que patear todo porque le habían puesto una silla en la puerta. Al parecer, luego de dos paros cardiorrespiratorios, en el segundo no la pudieron salvar. Le pedimos los estudios para saber qué tenía realmente mi hermana y nos dijeron que los tenía la fiscalía. Todos exigimos una respuesta, queremos una explicación para saber qué tenía mi hermana. Alguien llamó a mis familiares para decirles que tenía coronavirus, ella nunca tuvo síntomas pero tampoco la hisoparon», cuenta Marcarena Piriz, la hermana de la fallecida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.