Con la fuerza de los emprendedores

En el Centro Cultural El Galpón, Avellaneda y Roca, el jueves 11 de octubre a media mañana, se dio finalización al curso de emprendedores sustentado por la Oficina de Empleo de Marcos Paz.

Mauro Warner, el coordinador de esta oficina, explicó que allí se brinda entre otros servicios, la posibilidad de que las personas desarrollen el autoempleo, “que se compone por microemprendedores, que tienen ideas y tienen ganas de desarrollar un proyecto y a través de la formación de un curso de tres meses de duración le dan forma a esa idea, teniendo en cuenta el presupuesto, localización geográfica y otras ideas ya que ellos tendrán los inconvenientes que tiene un emprendedor, poca inversión inicial, un mercado escaso y venta a conocidos, la poca liquidez del negocio para encarar gastos en promoción”, contó Warner, aclarando que si están dadas todas las condiciones, el proyecto se aprobará por la fundación encargada de brindar el curso y por el Ministerio de Trabajo que es el ente principal que impone las condiciones. Una vez aprobado el proyecto, el microemprendor recibe un subsidio de hasta 15 mil pesos, que son no reembolsables, y debe presentar las facturas de lo que presupuestaron que iban a comprar.

“Es una forma de soportar algunos cierres de fábricas que estamos teniendo, gente que es despedida por falta de trabajo en las empresas, que luego de años de trabajar en blanco se encuentran en el Anses pidiendo el seguro de desempleo”, indicó el coordinador del área de empleo.

Una de las emprendedoras, Soledad, charló con este medio contando el proyecto de herrería que comparte con su hermano, en el cual se va a ocupar de las tareas administrativas y de conseguir clientes y hacer conocido el proyecto: “Mi papá y mi hermano se dedicaron a la herrería desde siempre, y yo me quiero sumar a ellos”.

Otro de los chicos tiene la idea de fabricar faroles de jardín. Su nombre es Jonathan y estudió en la escuela técnica, por consiguiente, aplicará los conocimientos adquiridos para su trabajo: “Estoy solo en esto, pero tengo muchas ganas, tengo algunas herramientas y ya tengo el lugar, me falta comprar el resto de las herramientas, la materia prima y empezar”, dijo el joven que ofrecerá faroles de hierro a precios mucho más accesibles que los precios del mercado.

Por su parte, otro emprendedor que también lleva el mismo nombre que el chico de los faroles de jardín, se va a dedicar a la fundición de mentales, haciendo hebillas para cintos y calzados, fundiendo plomo en moldes de caucho, en un taller del barrio El Zorzal: “Tengo el taller parado desde el 2001, que antes era trabajado por mi padre y yo lo ayudaba. Ahora quiero volver a ponerlo en funcionamiento y que sea mío, para eso necesito la máquina para hacer moldes y tener modelos propios. En este momento yo estoy sobreviviendo gracias a mi trabajo de artesano en una feria de San Miguel, junto con mi padre. Pero ahora quiero seguir con este proyecto, produciendo lo que esté más a la moda, hebillas de cinto gauchescas, rockeras, de cuadros de fútbol y llaveros, pero hay una amplia gama de productos”. Señaló que las autoridades del Ministerio hacen un seguimiento mensual del micro emprendimiento, para observar el progreso del mismo, y si el proyecto da buenos resultados, al año se le otorga un crédito para que siga creciendo.

“Siempre hay posibilidades de abrir nuevos talleres de gestión para capacitar a los que tienen ideas productivas. Por ejemplo los trabajadores que quedaron desempleados de una de las empresas locales, se acercan y vienen a formarse para poder hacer proyectos asociativos con el tema de la muzarella y los quesos artesanales”, comunicó Mauro Warner, remarcando que en el año que pasó ya se han aprobado diez emprendimientos por esta misma línea, y que en lo que va de la existencia de la Oficina de Empleo se beneficiaron a 150 emprendedores.

 

Natalia Stein / Mariano Plaza

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *