Carta por la muerte de Isabel Aranda

A nuestra madre, María Isabel Aranda, la asesinaron en el Hospital de Marcos Paz

El día jueves 5 de julio del 2012 a las 18 hs. Ingresa caminando nuestra madre, María Isabel Aranda al Hospital Municipal Dr. Héctor D’agnillo, a causa de un dolor en el pecho (debido a que era una paciente cardiaca hipertensa).

Apenas ingresa a la guardia es atendida por el médico Javier Clavijo, que le indica hacerse unos análisis, también le solicita una placa y un electro, los cuales le salieron bien, a pesar de observar una bronquitis, solicita que esperen los resultados de los análisis.

El doctor prosigue a medicarla con pastillas para la presión; mientras mi madre esperaba los resultados cruza a comprarse algo para comer (unas empanadas con jugo). Lo que indica lo bien que estaba nuestra mamá.

De los resultados de los análisis el Dr. Visualiza que estaban muy altos los niveles de azúcar y colesterol, por lo cual nos informa que mi madre debía quedar internada 6 horas para poder bajar esos niveles.

Debido a esto le colocan suero y mi madre se traslada de una sala a otra caminando, se recuesta en la camilla y le aplican una inyección, a partir de ahí comienza nuestra pesadilla, ella comienza a manifestar una sensación de hormigueo por todo su cuerpo, y a la vez se queda sin aire y expresa tener dificultad para respirar.

En ese instante los médicos comienzan con la reanimación, le dan oxígeno y la trasladan inmediatamente a terapia intensiva.

Cerca de las 3 am del viernes 6 de julio el sector de terapia indica en el parte médico que María Aranda había tenido una reacción alérgica al medicamento que le habían inyectado “RANITIDINA”, pero a pesar de esto estaba estable y que en 48 hs le retirarían el respirador.

Durante los días 6,7,8 y 9 de julio los partes médicos seguían siendo alentadores, expresaban que nuestra madre seguía mejorando y que la desentubarían en cualquier momento.

Recién el martes 10, con el cambio de guardia, el nuevo médico de terapia intensiva nos comunica que la paciente se encontraba en un estado CRÍTICO, que había entrado en un 0,4 de presión y que en esas condiciones ningún órgano puede resistir, afirmando que todo lo que nos había informado anteriormente los otros médicos era MENTIRA, que en ningún caso la RANITIDINA podría haberle ocasionado el daño que le ocasionó, ya que eso le estaba suministrando hasta ese momento.

Y que a partir de eso NO HABÍA NADA MÁS QUE HACER, que esperáramos lo peor, que María Aranda, nuestra madre, estuvo en las mismas condiciones desde que ingresó a la terapia, y que NUNCA tuvo una mejoría.

Este médico nos dice que nuestra versión se contradice con lo que aparece en la historia clínica de nuestra madre, que ella había llegado al hospital con un paro cardíaco y con insuficiencia respiratoria, mientras nosotros le asegurábamos que nuestra madre no sólo había llegado caminando sino que mientras esperaba los análisis, se comió unas empanadas.

El médico dijo que la única explicación posible era que le hayan inyectado algún antibiótico por vena.

El miércoles 11 de julio, María Isabel Aranda muere a causa de la negligencia del Hospital de Marcos Paz, Dr. Héctor D’agnillo.

Durante 6 días fuimos ENGAÑADOS por quienes debían velar por su salud, NOS MINTIERON y encubrieron la MALAPRAXIS que padeció nuestra madre.

Y luego del terrible desenlace tuvimos que soportar las intimidaciones por parte del director del hospital, Hugo Gigliani, quien nos amenazó con tener que indemnizar al médico por injurias y falsas acusaciones si realizábamos un juicio y lo perdíamos.

Porque queremos que esto se aclare, y exigimos JUSTICIA para nuestra madre, para que su muerte no sea en vano y no tengamos que padecer una barbaridad como esta.

Somos 6 hermanos que estamos destrozados pero que vamos a luchar para que nuestra madre descanse en paz y que los responsables PAGUEN POR SU INJUSTA MUERTE.

BASTA DE IMPUNIDAD Y DE ENCUBRIMIENTO, FUERA GIGLIANI DEL HOSPITAL.

Llamamos a manifestarnos pacíficamente al Hospital Municipal el martes 24 de julio a las 10.

Familia Alderete, hijos

de María Isabel Aranda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *