Briasco está aislado con el plantel de Boca en el Intercontinental, implicado en los disturbios.

Ya en la ida, a Boca le invalidaron el tanto al propio Pulpo González, quien le ganó a su marcador y anticipó al arquero para poner, de cabeza, el 1-0 parcial. Luego de varios minutos de incertidumbre, el conjunto brasileño reclamó una falta de Norberto Briasco a Nathan Silva en la jugada previa al gol del Pulpo. El juez colombiano Andrés Rojas fue a revisar lo sucedido y terminó anulando el tanto del Xeneize a instancia del VAR, que estuvo comandado por el juez paraguayo Derlis López. Ambos resultaron suspendidos por tiempo indeterminado.
El encuentro de vuelta también tuvo polémica, pero con el agravante de los incidentes que se dieron luego del partido. Fue un martes muy duro para Boca ya que fue eliminado del principal torneo de Sudamérica y no podrá cumplir con el objetivo principal, aunque su atenuante es el contexto controversial.
El jugador de Boca de Marcos Paz, Norberto Briasco, debió cumplir con el aislamiento obligatorio que prevé el Ministerio de Salud para quienes regresan del exterior. En Brasil, el descontrol fue propiciado desde los mismos dirigentes del club que reaccionaron a las provocaciones de los dirigentes y jugadores del Mineiro. No es válido ni diplomático que tanto Jorge Bermúdez como Raúl Cascini fueran señalados como los máximos responsables de las imágenes que se vieron por la TV, alentando a los jugadores a reaccionar con violencia, más allá del robo deportivo que sufrió Boca en los partidos de ida y de vuelta, en jugadas de interpretación donde el mismo VAR delata los errores arbitrales y en definitiva, donde la serie debió haber terminado 2-0 a favor de Boca y en la instancia de los penales, ya el equipo estaba desencajado de la bronca y en ese contexto era muy difícil ganar por penales, en la adversidad.
En el inicio del caos se los ve a Raúl Cascini y el Chelo Delgado, los otros laderos de Riquelme en el Consejo, y al propio Miguel Ángel Russo, que protestan y gritan airadamente. Eso generó los roces con los agentes, sobre todo cuando uno, identificado con el N° 145, parece responderle al ex volante.
Pero los ánimos no se calmaron allí. Los integrantes del plantel xeneize difundieron imágenes en los pasillos del estadio en los que se puede apreciar la represión policial y a varios jugadores y allegados afectados por los gases lacrimógenos.
La jugada que desató la furia argentina se dio a los 16 minutos del ST: un centro frontal provocó un rechazo defectuoso del arquero. La pelota le quedó a Weigandt, quien abrió el marcador con un remate potente.
Pero, como en la ida, la Asistencia Arbitral por Video resultó una pesadilla para Boca. Primero, Mineiro protestó una supuesta falta previa del lateral, que no existió. Pero el árbitro Esteban Ostojich demoró en reanudar porque la tecnología estaba revisando la acción. El VAR llamó al uruguayo a la pantalla y terminó anulando la conquista. ¿Por qué? Porque entendió que Diego González, en un discutidísimo offside, intentó intervenir antes de la salida del guardameta. Miguel Russo, sacado, protestó airadamente, todo el banco se fue encima de la terna arbitral. Incluso, en el momento de la revisión, hubo un par de refriegas. Como en la ida, el Xeneixe se vio perjudicado.
El acta policial que se emitió desde la Central de Flagrantes (Ceflan 4) ubicada en el barrio Alípio de Melo, en la región noroeste de Belo Horizonte, dio detalles de lo sucedido en el vestuario según las cámaras que analizaron las fuerzas de seguridad brasileñas. El periodista Paulo Azeredo, de la cadena TV Horizonte, compartió en sus redes sociales el informe oficial de la Policía donde se indica, entre otras cosas, el accionar de Sebastián Villa, Cristian Pavón, Diego González, Marcos Rojo, Norberto Briasco y Carlos Zambrano.
Según el parte, que se apoya en “imágenes del circuito de seguridad”, Villa “lanzó un bebedero contra los guardias de seguridad y funcionarios” y por algo similar se lo acusa a Pavón, aunque también indican que él lanzó un bebedero también contra los policías. Además, el Pulpo González y Rojo “agredieron a los guardias y empleados de seguridad” pero también aclaran que el ex Manchester United “agarró un extintor de la puerta de los vestuarios del Atlético” aunque las filmaciones no indican que lo haya arrojado. “Norberto Briasco agrede a un empleado del Atlético e intenta golpearlo con una barra de hierro sacada del estadio”, aclararon. Al mismo tiempo, se indica que Zambrano “escupió” a los Policías militares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.