«Aún debemos aguinaldos y redujimos salarios, de esta crisis cuesta salir»

El coronavirus arrasó en la economía del planeta y pegó fuerte en los pequeños emprendedores que con esfuerzo y sacrificio lograron concretar un sueño. En los clubes de barrio se plasman estos valores y son y serán lugares de contención, sociabilización y espacios para vivir en salud. A SAPA (Sociedad Atlética Pabellón Argentino) también le llegó el parate económico, a punto tal de llegar al extremo de pedir colaboraciones a los socios en plena pandemia.
El secretario Alberto Aguer detalló la cruda realidad que le tocó transcurrir al club más emblemático y tradicional de Marcos Paz, en un mano a mano muy interesante.
-Contanos afectó la pandemia en el club y en qué punto o puntos se pudo haber fortalecido, desde lo social, humano, etc…
-Todavía debemos aguinaldos de empleados, tuvimos que reducir horas del personal porque no le podíamos pagar el sueldo completo. Estamos actualmente en una situación complicadísima de la cual no pudimos salir. La mayoría de los socios aportaron varias cuotas sociales juntas para poder solventar gastos del club, nos pudieron dar una mano. De esa colaboración surgió una placa para recordar a esos socios que se pusieron el club al hombro. Esperamos que esto no vuelva para atrás, es un club muy grande y nos hemos mantenido a flote gracias al trabajo de la comisión directiva y el apoyo de los socios.
-¿Cuándo creés que el club podría retornar a una normalidad anterior a la pandemia? Si bien ya retomaron la práctica todos los deportes, hay algo que falta?
-Ahora en marzo las actividades están volviendo a la normalidad, ahora tenemos el club abierto hasta las 23. Arrancó el fútbol infantil, cuando había padres que dudaban en mandar a los chicos y son posturas respetables. Nunca será igual a antes, porque tenemos que cumplir los protocolos a rajatablas. De a poquito estamos volviendo a una media normalidad, pero si se multiplican los casos y debemos volver atrás será complicado. De ahí que nos cuidamos entre todos.
– ¿Pudieron salir adelante luego de los tarifazos, recibieron algún subsidio municipal, provincial o nacional en estos tiempos como para acomodarse un poco más?
-Priorizamos pagarle a los empleados, los impuestos municipales no los podemos pagar por ahora, deberán esperar. Con el municipio tenemos canjes de impuestos por horas de deportes en escuelitas en distintos deportes. Recibimos subsidios de clubes en obra, hacer un baño para chicos con capacidades diferentes, seguiremos por la pintura del club y las luces led, pero con los aumentos que hubo hay que ver si nos alcanza para hacer el baño, que siempre lo tuvimos en mente.
Además, no pudimos pagar la luz durante 6 meses, tuvimos que hacer un descargo en Edenor y defensa del consumidor. Cuando el club estuvo cerrado por pandemia nos cobraban igual que en la época anterior. Hace un tiempo sufrimos el robo en la cancha de 11 y 9, nos robaron postes de luz, alambrados, reflectores de la cancha de 9 que da a la vía del Belgrano Sur. Estamos viendo cómo podemos llegar a iluminar eso de nuevo, es un sacrificio importante.
-El hecho que haya gente que viaje en el Belgrano Sur y vea la cancha de fútbol, alambrados, e instalaciones, ¿será bueno para que al menos haya más movimiento en la zona y menos robos?
Sí, en eso tenés razón; sin embargo tuvimos que ceder unos metros de canchas para el tren; pero lo importante son los objetivos: tenemos este baño que será fundamental. No se puede hacer mucho, no hay plata. Hay que mejorarlo y mantenerlo de la mejor manera posible. Todo esto siempre y cuando esto no vuelva para atrás.
Por el momento, los clubes en Marcos Paz están funcionando bien y quienes concurren saben que aún estamos en pandemia.
Mariano Plaza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.