Ariel Martínez, tercero en Roque Pérez

El 18 de septiembre, el biker de Marcos Paz Ariel Martínez, obtuvo el tercer lugar en la clasificación general en la carrera El Desafío de Roque Pérez. En su categoría, llegó primero. El quíntuple campeón argentino de rural bike, Ariel Martínez, está retornando de a poco al nivel que lo ha consagrado campeón en varias competencias, luego de recuperarse de una dura lesión. La carrera tuvo un total de 113 corredores y la presencia internacional de Washington y Lucía Bonanse, que llegaron desde Colonia del Sacramento, Uruguay, para estar presentes en este Desafío.

El hombre del momento, Javier Parola extendió su buena racha y se quedó con la segunda edición del Desafío Roque Pérez, prueba de rural bike que se realizó con largada y llegada en la estación del ferrocarril de dicha localidad bonaerense.

La categoría elite fue la primera en salir, minutos antes de las 12:30, en ella iban los grandes candidatos a pelear por la general, Parola, Savoia, Di Nardo, Zaniratto y Trotta, aunque el fuerte viento en contra y algunos roces que casi llevaron al piso a más de uno cambiaron las cosas, de atrás se vino Ariel “Locomotora” Martínez que haciendo gala a su apodo devoró los dos minutos de diferencia en la partida y se codeó con los punteros, aunque no pudo aguantar el tramo final.

Hasta la escuela 18 el lote debía cumplir con casi 35 kilómetros y recién allí iba a empezar un poco el descanso, ya que el viento en contra era el factor predominante bajo un más que agradable sol que brilló sobre Roque Pérez. Del primer grupo que se acomodó en la fuga se habían desprendido Parola y Savoia, luego se agregó Martínez, pero los representantes de Ensenada y La Plata se las ingeniaron para dejar a la “Locomotora” de Marcos Paz con las manos vacías, un poco más atrás venían armados pequeños pelotones, ninguno superaba los 6 corredores, demostrando la dureza de un trazado que si bien llano y firme, contó con un invitado no muy bienvenido, el viento.

Gracias al trabajo de FM 91.9 y la voz de José Luis Reyna todas las alternativas de la carrera llegaban el predio de la estación en donde la parrilla funcionaba a pleno, preparando los 2 lechones que se sortearon al final y vendiendo tortas que sirvieron para recaudar fondos para el jardín 901.

Tal cual la primera experiencia en 2010, la Asociación Ciclista Roqueperence cuidó todos los detalles y los corredores se volvieron contentos reconociendo que la organización cumplió al dedillo con las cosas pertinentes para que todo salga bien.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *