Argentina comienza con la aplicación de terceras dosis en los grupos de riesgo

En noviembre, empezará a aplicarse una tercera dosis a los mayores de 50 años que hayan recibido Sinopharm y a todas las personas inmunocomprometidas.

En el marco de la campaña de vacunación más grande de la historia y en base a estudios provinciales, nacionales e internacionales, se decidió comenzar con la aplicación de terceras dosis a toda la población inmunocomprometida y a los mayores de 50 años que se vacunaron con Sinopharm.

Todas las vacunas utilizadas en nuestro país han demostrado una alta eficacia tanto para prevenir contagios, como para evitar casos graves y fallecimientos. La provincia de Buenos Aires ha realizado estudios de efectividad (impacto en vida real) y de inmunogenicidad (desarrollo de anticuerpos e inmunidad celular) de todas las vacunas aplicadas y los resultados fueron altamente satisfactorios. Estos resultados posibilitaron demorar el ingreso de la variante Delta y avanzar en aperturas progresivas que nos llevaron a estar viviendo un contexto de nueva normalidad. Sin embargo, la pandemia no terminó y es fundamental seguir con estrategias de cuidado mientras se avanza en nuevas etapas de la inmunización.
En cuanto al desarrollo de inmunidad existe evidencia local, además de la internacional, que indica que todas las vacunas permiten desarrollar niveles importantes de anticuerpos, que tienen la capacidad de evitar que el virus genere infección sintomática. Por otra parte, se ha completado esta evidencia con lo reportado por los estudios de inmunidad celular T (un tipo de inmunidad que complementa la inmunidad generada por anticuerpos) que indican que tanto las vacunas de virus inactivado (Ej: Sinopharm) como la de adenovirus (Ej: Sputnik V) generan una alta respuesta T incluso en aquellas personas que no presentaban anticuerpos detectables.
Los análisis a la fecha indican una alta efectividad contra infecciones (>70%), hospitalizaciones (>75%) y muertes (>75%) para todos los esquemas de vacunación. En el caso de la Sinopharm, se observan los mismos resultados en la población joven y sólo en las personas mayores de 80 años se reportó un leve descenso de la efectividad. Además, existen trabajos a nivel internacional que muestran un descenso de la efectividad en las vacunas de virus inactivado (como la de Sinopharm) en mayores de 60 años.
Teniendo en cuenta toda esta información, se tomó la decisión de dar una tercera dosis a los mayores de 50 años vacunados con Sinopharm. A estas personas se les aplicará una dosis adicional heteróloga. Del mismo modo, todas las personas inmunosuprimidas que hayan recibido dos dosis de cualquiera de las vacunas disponibles recibirán una dosis adicional con un esquema homólogo o heterólogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.