Amenazas e insultos a periodistas

Junto al colega Bernardo Elfmann, apenas conocidos los primeros datos de las elecciones pasadas, desde este medio fuimos a
entrevistar al máximo oponente del intendente Ricardo Curutchet, Enrique Jaime Salzmann. En la casa partidaria del PJ, en la calle Moreno, Quito se predispuso sin objeciones a realizar una entrevista, entre ambos periodistas (Elfmann y quien escribe, Mariano Plaza). Pero los insultos y los improperios no tardaron en llegar: “Por qué no hiciste la nota antes en la campaña… Tomátela que hacés acá dejate de romper las pel… Metete la cámara en el c… Váyanse bien a la p…. que lo p…”, y otros tantos insultos irreproducibles.

En tan sólo 6 minutos y medio, que fue lo que duró la entrevista, los militantes del PJ más exaltados dispararon munición gruesa contra la prensa, como endilgándole a los periodistas la responsabilidad por una derrota electoral.

El momento más tenso se produjo al salir del Consejo del PJ local, cuando algunos de los manifestantes quisieron avanzar directamente para agredir físicamente a los trabajadores de prensa. Quienes en reiteradas oportunidades, han entrevistado a Salzmann y a los demás candidatos en campaña y a quienes no se les ha negado nunca el espacio para que se expresaran libremente y en democracia.

Hasta mujeres y señoras de avanzada edad agredían verbalmente. El clima se enrareció aún más en el momento de la retirada del lugar, ya que si no era por el propio Salzmann que nos sugirió que salgamos por otro camino y respaldados por dos militantes que contenían al resto, el final hubiera sido otro.

Con la prepotencia y la intolerancia no se llega a ningún lado. En una comunidad como la nuestra, donde jamás ningún medio de comunicación le cortó las alas a la oposición para denunciar, quejarse o confrontar con el oficialismo, parece inexplicable que todavía existan inadaptados y violentos que confronten con los medios, señalándolos como los responsables del fracaso propio.

Casualmente, quienes intentaron agredirnos, se hacen llamar miembros de la Juventud Peronista, pretenden ser dirigentes en un futuro y hasta en algunos casos han trabajado para sectores que fueron oposición peronista de Salzmann en su momento, cuando el PJ estaba dividido. Así, de esta manera, no se construyen firmes las paredes de un país democrático, donde debe reinar la libertad de expresión y la libertad de prensa. El amedrentar o intentar callar las voces del periodismo independiente, es cortarle el ala de la libertad a la democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *