Aconsejan el reiki para usar menos analgésicos

POR TERESITA COSTA (Maestra de Reiki):

Comunicate con ella: 1138535096 / 02204771359

Todos los jueves, poco antes de las nueve de la mañana, Adriana y un grupo de maestros practicantes de reiki se reúnen en el Centro de Dolor del Hospital de Agudos Dr. E. Tornú de Buenos Aires.
Allí, desde febrero, se ha instalado una sala donde pacientes, familiares, personal del hospital y otras personas que lo necesiten pueden acceder gratuitamente a sesiones de esta disciplina de origen japonés que sólo necesita de las manos para aliviar, no tiene efectos adversos y, según profesionales del hospital, arroja resultados sorprendentes.
“Se acercó Adriana Ginatto, maestra de Reiki, del grupo autoconvocado Reiki al Servicio, presentando una propuesta para brindar sesiones y capacitación gratuitas, para pacientes, acompañantes y personal del hospital”, comenta la Dra. Teresa Franco, médica anestesióloga y experta en Dolor y Cuidados Paliativos, coordinadora del Centro de Dolor del Hospital Tornú, dependiente del servicio de anestesia de la institución.
“Este centro de dolor es multidisciplinario, es decir, tratamos de enfocar el tratamiento del dolor en forma integral, desde lo físico, emocional, mental y espiritual; sabemos que existen varias herramientas para lograr que el paciente que sufre pueda encontrar respuesta. Y los resultados que verificamos nos alientan a utilizar Reiki, sin dudas”, agrega.
El Reiki es un sistema de armonización natural que proviene de Japón: quien descubrió y desarrolló este método fue Mikao Usui, en 1922. Su enseñanza y práctica estan muy difundidas en el país y en el mundo.
La persona que recibe capacitación y va perfeccionándose hasta alcanzar el nivel de maestro aprende a canalizar la energía que toma no de sí misma, sino de lo que se llama energía del vacío, primordial o universal; y mediante sus manos, sin siquiera tocar a su receptor, puede aplicarla.
Habitualmente, se realizan sesiones en las que el reikista va desplazándose por diversas zonas del cuerpo de su receptor y, al detectar desequilibrios, modula el flujo de energía, hasta lograr un equilibrio.
Al inicio, las personas capacitadas en Reiki trabajaban con los pacientes y los miembros del personal que así lo deseaban, tanto dándoles sesiones como entrenándolos para que pudieran autotratarse. Pero con mel correr de los eses, la noticia viajó de boca en boca y ahora también se acercan familiares, personal de otras áreas del hospital y de otras instituciones.
Menos analgésicos y más esperanza
La Dra. Franco es quien está haciendo la evaluación y el relevamiento de los casos, llevando fichas de cada paciente.
“Lo que verificamos es menos queja dolorosa, aumento de la esperanza con respecto a la cronicidad de sus enfermedades, satisfacción en cuanto a la calidad de atención y con la creación de un área de Reiki dentro del hospital -enumera la especialista-. También se observó la disminución del consumo de analgésicos; en esto creo que es clave que se enseñe a los pacientes a realizarse Reiki antes y/o durante la aparición del dolor. Por otra parte, vemos que los pacientes crónicos han dejado de asistir al centro en forma compulsiva, y pensamos que autotratarse con Reiki les permite resolver ellos mismos las sensaciones emocionales que acompañan al dolor crónico.”
Lo emocional es una de las bases en las que parece asentarse la mejoría, pero no es lo único. Apunta la Dra. Franco: “Notamos que los pacientes tienen mayor autonomía con respecto al manejo de su dolor y energía. Lo más notable es la disminución del dolor y de la ansiedad en todos los casos, y la aparición de una sensación de bienestar y equilibrio emocional, físico, mental y espiritual. En algunas ocasiones, nos animamos a decir que se produce una reversión de ciertas patologías a través del efecto acumulativo logrado en las sesiones.”
Médicos y enfermeras, también
Adriana Ginatto es una de las fundadoras de Reiki al Servicio, organización que tiene como objetivo difundir el Reiki en centros de salud, escuelas y otras instituciones de forma gratuita, dando sesiones e iniciaciones (así se llama la capacitación, que tiene varios niveles) de esta técnica. Ella cuenta el día a día.
“En el Hospital Tornú nos habilitaron una sala con dos camas, una camilla y sillas. No parece mucho, pero allí, durante dos horas por semana, podemos dar entre 20 y 30 sesiones de reiki, ya que trabajamos varios reikistas al mismo tiempo con un paciente, dando Reiki en varias zonas del cuerpo a la vez, lo cual acorta los tiempos, que en una sesión individual son más largos. La mayoría de esos pacientes tienen dolor crónico, y vienen al hospital exclusivamente a tomar la sesión. Allí sóo damos Reiki; las iniciaciones gratuitas las realizamos fuera del hospital.”

Comunicate con Teresita:0220-4771359

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.