A mano armada, un grupo comando asaltó a Ricardo Doniselli, el director de inspecciones generales municipal

La mañana del martes 10 de abril resultó ser una pesadilla para el Director de Inspecciones Generales del Municipio Local, Ricardo Doniselli: él y su familia fueron víctimas de un brutal asalto en su propia casa, ubicada en Montesquieu y Constitución, barrio de Las 4 Esquinas.

“Ingresaron cuatro personas encapuchadas y nos redujeron a toda la familia, nos golpearon, a mis hijos y a mi y manosearon a mis hijas, fue un hecho muy violento. Más allá de todo eso pudimos, gracias a Dios, sacarla medianamente barata porque me han robado el auto y un poco de plata, pero hay que agradecerle a Dios, porque seguridad no tenemos. Lo más fuerte fue el manoseo que ha vivido mi familia, verlas a mis hijas tiradas en el piso, encañonadas y manoseadas y los golpes que hemos recibido todos. Fue un momento muy duro, no por mi, sino por la familia en sí”, dijo Doniselli en una de sus declaraciones a un canal de aire local.

En la casa se encontraban siete miembros de la familia, entre ellos la nieta dl funcionario, al que amenazaron con secuestrarla si no les entregaban el dinero que los delincuentes querían.

El damnificado narró que él lleva todos los días a sus nenas al colegio de Fátima, alrededor de las 6:45, y cuando una de sus hijas fue hasta el portón, volvió y se encontró con un encapuchado que la agarró, la apretó un poco, y cuando Ricardo bajó del auto y tomó conocimiento de la situación se generó un forcejeo y de atrás otro delincuente le pegó on un escopeta: “Ahí comenzaron a pedir plata, me decían que me vendieron y que para mi esa plata era un vuelto. Había gente afuera de la Escuela Técnica pero nadie vio nada, y fueron inteligentes en cuanto al horario porque también hicieron un boquete en el cerco del frente, que cualquiera que pasa lo ve. De hecho podrían haber entrado por otro lado pero lo hicieron por el frente, y las armas (una escopeta y un pistolón) no estaban cuidadas, pocos profesionales los muchachos”.

El vehículo de Doniselli (un Bora rojo) todavía no apareció y contó que tiene un CD grabado con el recorrido de su auto realizado por los ladrones, que se pasearon por el pueblo y por la ruta alrededor de veinte minutos, andando a una velocidad muy alta.

Ante este terrible hecho, Ricardo se preocupó más por el estado emocional de su familia que por llamar a la policía local, “ya que no me garantizan seguridad”.

Pero luego de 35 minutos del robo, la policía local llegó, porque su hermano (que vive al lado) había dado aviso: “Dos muchachitos que cuando me vieron y supieron que era un funcionario me dijeron: jefe, el móvil venia fallando porque no tenia combustible. Pero no me cambia nada a mi ser funcionario, soy el mismo hace 54 años”.

Su mujer curó las heridas en la cabeza de su hijo, y Ricardo no quiso ir a la comisaría y concurrió directamente ala fiscalía, para dialogar con la Fiscal, “porque el hecho es muy grave, no es uno más y no fue al voleo, es muy grave”.

Al finaliza, Doniselli expresó: “No me voy a quedar quieto, esto va a ir más allá y quien tenga que hacerse responsable lo hará. Se va a tener que ocupar de la salud de mis hijas, porque están muy dañadas psicológicamente, y lo mismo que mis hijos que son dos trabajadores de este pueblo al igual que yo,  no pueden dormir. Se van a tener que hacer responsables del dolor y el llanto de mis hijas, el que sea, esta no me la voy a comer, se van a tener que hacer cargo”, dijo duramente el funcionario local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *