A 35 años de la Gesta de Malvinas

Un acto emocionante, sobre todo, cuando las mujeres de los ex combatientes se acercaron a saludarlos, al finalizar. Se les llenaron los ojos de lágrimas y recordaron aquellos momentos en que sus compañeros de vida estaban lejos de sus hogares, luchando por nuestro país. Y aquellos chicos marcospacences de la clase 62 (en su mayoría) retornaron, salvo el cabo Romero, quien fue tristemente una víctima más del hundimiento del buque General Belgrano. Fueron 30 los soldados de Marcos Paz que dejaron el alma y arriesgaron su vida por todos nosotros.
Así, en medio de la emoción y el reconocimiento, e un acto encabezado por el intendente, Ricardo Curutchet, junto al Centro de ex combatientes de la Guerra de Malvinas, se rindió homenaje a los ex combatientes y caídos en las Islas.
También el intendente, en sus palabras, pidió que “mantengamos siempre viva esta llama, y alta la bandera, porque no sabemos cuándo, pero podemos estar seguros de que la Bandera Argentina va a volver a flamear sobre las Islas Malvinas. Las Malvinas fueron, son y serán Argentinas. Por eso acompañamos a los veteranos en la búsqueda del diálogo por esta causa”.
Carlos Catrilef, uno de los ex combatientes, dialogó con este medio y resumió el por qué del conflicto bélico de aquel 1982: “Yo creo que la guerra fue una decisión de un gobierno de facto que lo único que hizo fue arruinar treinta años de diplomacia. Yo llegué a las islas el 3 de abril, lo primero que me impresionó fue que existía Encontel (el correo de ese momento), el gas del estado, e YPF y las islas tenían mucha relación con el continente, por lo cual se podría haber llegado a conseguir la soberanía de las islas de otra manera. El gobierno militar decidió tomar las islas como un manotazo de ahogado de un gobierno de facto que ya se venía cayendo que como una decisión de recuperar algo legítimamente, nada justifica la guerra. Ellos argumentan que hacía 150 años que estaban ocupadas y que necesitaban sentar un precedente de que había un espacio soberano argentino en el lugar, ese es su argumento de aquellos tiempos.
Mariano Plaza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *