En “Las Acacias” piden crear nuevos caminos

Gustavo Sánchez, abogado de la fábrica Las Acacias, que produce huevos en polvo en Marcos Paz, explicó el proceso de cómo el huevo líquido llega a…acacias1 convertirse en polvo y habló de las dificultades de los caminos que rodean a esta fábrica.
Esta fábrica fue habilitada en el gobierno de Enrique Salzmann y se ubicó en la calle Libertad y Pellegrini. A lo largo del tiempo, cuando la fábrica fue creciendo, los vecinos realizaron muchas protestas por los ruidos constantes durante las 24 horas, ya que es un establecimiento, que produce huevo en polvo para el mercado interno y el externo, o sea exporta. Entre el municipio, los vecinos, y el Concejo Deliberante, se logró la relocalización de la planta, en la zona industrial de Marcos Paz, en el Acceso Zabala, antes de llegar al Frigorífico Fox.
Sánchez relató que las últimas lluvias dañaron los caminos, y al estar flojas las calles no se pueden hacer traslados: «La empresa tiene compromisos económicos, contratos y exportaciones que tienen que cumplir. Los sprays que se utilizan (para convertir el huevo en polvo) pueden dejar de funcionar por dos o tres días, pero no más. Hay que instalarlos donde esta ahora la planta y que empiecen a producir». Los sprays de los que habla tienen una chimenea, y son los que ocasionan los ruidos que molestan a los vecinos.
Ana Delia Lauría, la jefa de producción de Las Acacias también charló con HDI y habló acerca del funcionamiento y de las actividades de la fábrica, e informó que aún siguen trabajando al 100 % en la planta ubicada en el centro de Marcos Paz, pero que en los próximos días se planea producir en la fábrica relocalizada. El trabajo cotidiano implica que se transporten tres camiones diarios de una planta a la otra, «el mal estado de los caminos es complicado, porque no creo que se banquen el pasaje de camiones con gran porte. Una vez que este funcionando queda la puesta en marcha de los equipos para poder trasladarnos completamente y poder desactivar la otra planta», dijo la jefa de producción, aunque remarcó que «el tema de los caminos no es un caso menor para nosotros, un camino así en una zona industrial es inadmisible».
Por su parte, el abogado de la fábrica también hizo referencia al camino que los conduce a Las Acacias: «Este camino si es el único, va a ser transitado por todos, la idea que hablábamos con el municipio es generar otras calles porque para que si se rompe la principal se pueda llegar a la planta por otras calles. Hablé con Dimango (obras) y con el intendente y ellos dicen que lo van a hacer pero están acotados por el presupuesto. El camino de piedra sale 20 mil pesos, y el que va por Gómez hasta la penitenciaría sale 80 mil. Si nosotros vamos a depender de este único camino, en 7, 8 meses o un año no vamos a poder acceder a la fábrica. La mudanza se va a realizar, lo único que falta es que seque para el traslado de los equipos. El problema son los caminos de alrededor del Acceso Zabala, porque los camiones no pueden pasar porque se inundan», y Lauría agregó que «el mejorado que hicieron en la calle El Potro es un mejorado transitorio porque si pasan 3, 4 o 5 camiones de 30 mil kilos quedan huellas, se filtra y pasa el agua».
En cuanto al personal que trabajará en la nueva fábrica, Ana Delia contó que los trabajadores (aproximadamente 40 personas) de la planta de Libertad cubrirían un turno en la reubicada, y que a largo plazo van a tener que aumentar la cantidad de empleados porque la planta es más grande. La empresa a su vez exporta el 50 % de su producción, a la comunidad europea (Francia, Italia), Egipto, Vietnam y «eso es lo que yo trato de que se entienda, porque si no podemos cumplir con nuestros compromisos, perdemos clientes, nos multan por las entregas fuera de término. Tenemos que trabajar si o si, no podemos perder clientes tanto internos como externos», dijo la encargada de la producción de la fábrica perteneciente a la familia Cichero, que se encuentra en el tercer puesto en cuanto a las más importantes de su rubro a nivel nacional.
La actividad productiva de Las Acacias se multiplicó ampliamente desde sus primeros años de funcionamiento al día de hoy, motivo por el cuál necesitan tener un lugar que se adapte a estos requerimientos de producción, ya que la planta quedó chica. El proceso de producción es continuo, se trabaja las 24 horas, el huevo en líquido se va quemando por los sprays que tienen chimeneas, «y esto es lo que les ocasiona molestias a los vecinos, porque aparte de los ruidos hay camiones que entran y salen constantemente y no tienen lugar para estacionar, llegan camiones con huevos de Mendoza, Mar del Plata, Bahía Blanca, y realmente es un problema», relata Sánchez, y ambos insisten con el hecho de que si los caminos se vuelven intransitables, los camiones no entran, y esto ocasiona pérdidas a la fábrica. «No se puede limitar una industria por una cuestión de caminos. Como jefa de producción, yo a Germán uno de los dueños, le dije que no nos mudemos, porque no íbamos a tener un buen acceso», declaró Lauría.
A su vez tampoco podían mudar la fábrica mucho más lejos, porque hay trabajadores que no podrían llegar o que les sería muy dificultoso por la pérdida de tiempo que esto ocasiona, por esta misma razón optaron quedarse en Marcos Paz, pensando que el municipio iba a colaborar. «Dentro de sus posibilidades, el municipio hizo bastante. El problema es que no hubo crédito a la industria ni de nación ni de provincia. Esto es una zona industrial, pero si lo recorres habrá 3 industrias, y prácticamente se está convirtiendo en un basural. Como centro industrial no tienta a nadie, no tiene cloacas, la luz hubo que traerla y el gas también y además se suma la falta de asfaltos», contó el abogado de Las Acacias.
Ambos estiman que de acá a dos meses la fábrica ya se terminaría con la mudanza completa; e invitaron a los vecinos que quieran ir a visitar la planta: «No es una mentira, sabemos de los prejuicios que les hemos ocasionado, hemos pedido disculpas y nos tratamos de apurar lo más que pudimos, pero bueno nos pasaron bastantes cosas: en abril estuvo el problema con el campo y bajó la producción notablemente, y en agosto explotó el mundo, se cayeron los mercados y nadie compraba huevo en el mundo. Y encima de todo eso, de los créditos que prometió el estado nacional, nunca vimos ni un centavo. Esto es una inversión millonaria, parece que no les importara la producción. Es mucha la cantidad de gente que en Marcos Paz trabaja en la industria del huevo, calculo que debe de haber millones de gallinas», concluyó diciendo Gustavo Sánchez.

Mariano Plaza

acacias-2acacias-3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.